Inicio La Pampa "Vinimos para sanear la ciudad"

«Vinimos para sanear la ciudad»

LUCIANO DI NAPOLI: UNA DE CAL Y UNA DE ARENA CON JUICIOS GANADOS Y PERDIDOS

En Santa Rosa estarían haciendo falta unas 7.000 soluciones habitacionales, estimó el intendente Luciano di Nápoli sobre la situación dada después que pasara el gobierno de Mauricio Macri, que discriminó enormemente a nuestra ciudad sin otorgar fondos para viviendas.
Por otra parte Di Nápoli expresó: «No estoy de acuerdo con la toma de terrenos», pero «no voy a criminalizarlas», dijo en diálogo con LA ARENA. El jefe comunal abordó diversos temas, y reafirmó que su administración llegó «para sanear la ciudad», y en ese sentido se está avanzando en distintas obras pese al contexto complicado que estamos viviendo.

«Nadie quiere volver a Fase 1».
Mostró su preocupación porque se advierte «un relajamiento» de la sociedad santarroseña ante la pandemia de coronavirus, y apeló a la conciencia ciudadana porque «nadie quiere una vuelta de fase. Pero vemos lo que esta pasando en las avenidas, en la laguna y los espacios públicos en general… y lo cierto es que la gente no se cuida como antes. Machacamos y apelamos a la responsabilidad de los ciudadanos, pero también de los dirigentes políticos».

Responsabilidad social.
Señaló que «todos estos temas los charlé con el gobernador (Sergio Ziliotto), y lo que viene pasando desde el 20 de marzo. Es necesario que todos tomemos conciencia y se respeten las cuestiones básicas y lamentablemente estamos viendo un relajamiento de lo que después podemos arrepentirnos… Pero bueno, pasa y no hay muchas herramientas más que la conciencia y la responsabilidad social de cada uno», completó.
Pidió que el día de la Primavera «los jóvenes se van a juntar, y deben cuidarse», a la vez que indicó que se han puesto empleados en los espacios libres para llamar a la conciencia de los que se juntan «y la verdad es que es difícil decir la respuesta que reciben los empleados. No todo el mundo acata las medidas de protección».

Juicios a favor y en contra.
Preguntado Di Nápoli por la inminencia de cobrar un monto importante por el juicio a la empresa telefónica Claro, dijo que «se podrían cobrar 12 millones de pesos, porque se ganó y hay sentencia, pero hay que esperar para ver si la empresa no intenta con algún recurso extraordinario», aunque estimó que no lo hará.
De todos modos se lamentó porque «no hay mucho para festejar, y este tipo de situaciones en la municipalidad se dan y no ofrecen mucho respiro».

Otro, perdido.
¿A qué se refería? A que «por una antigua causa se perdió otro juicio por 15 millones que sumados a honorarios suman unos 20. Es una causa muy vieja de varias gestiones atrás, y tiene que ver con la calle Balbín, donde estaba el circuito Diógenes y había una cantera. Fue vaciada por la municipalidad y después los herederos plantearon un juicio que duró entre 8 y 10 años y ese se perdió».
Con respecto a un reciente pedido para que el municipio actúe solicitando la revisión de un juicio iniciado por vecinos del barrio Butaló, donde la comuna actuó como querellante contra el ex intendente y el empresario de la constructora, estimó que «no hay demasiados elementos para eso. El juez federal dictaminó la falta de mérito, y lo que decimos es que no tenemos demasiadas pruebas más que lo que se aportó en el juicio. No vemos que haya nada nuevo y no tenemos mucho para hacer», consideró.

Bien con las obras.
Luciano di Nápoli sostuvo que con respecto a obras «venimos bien dentro del contexto que nos toca. Tenemos varios frentes abiertos, y los vecinos lo estarán viendo: ahora se empezó a asfaltar lo que quedaba de la calle Falucho; también la calle Valerga; y es inminente el asfalto de la Macachín».
El jefe comunal siguió diciendo que «se hacen reparaciones de cloacas constantemente, y bacheo de la zona céntrica y en cercanías del Hospital; estamos trabajando en la estación de bombeo en avenida Perón; y avanzaremos con las cloacas en las calles Neuquén y San Juan, que vamos a estar iniciando próximamente. Vinimos a sanear la ciudad y estamos intentándolo con la complejidad que nos toca», aseguró.

La antipolítica.
Al responder sobre la toma de terrenos, el intendente dijo lo que pensaba: «Me parece que cuando hablamos de asentamientos francamente y sin hipocresías, hay que decir que no todos tienen las mismas características. Esto tiene un origen y es la absoluta discriminación del gobierno de Macri al gobierno de La Pampa durante cuatro años, que no aportó un solo peso para viviendas».
Sostuvo que no está de acuerdo con la toma de terrenos y no la quiere criminalizar. Se refirió a la responsabilidad dirigencial, «porque no es momento de juntar personas en una reunión y generar falsas expectativas. Hay que llevar tranquilidad y hacer un trabajo serio. No se puede generar falsas expectativas yendo por atrás diciendo otra cosa. Eso es la antipolítica», enfatizó.

Por viviendas dignas.
Di Nápoli expresó que en Santa Rosa hay tres asentamientos: El Amanecer, Santa María de Las Pampas y el Salitral, y son unas 50 familias. Sabemos que no es digno vivir en esas condiciones… algunas tienen luz y agua, pero muchas no, y sabemos que no son condiciones dignas de vida. No es lo que uno procura como Estado y milita desde siempre: queremos que se construyan viviendas dignas, que la gente las pueda pagar y actuar con responsabilidad».
Después dijo que en este período que lleva al frente de la municipalidad «reubicamos a 10 familias, un poquito más de una por mes desde que asumimos; con el IPAV estamos trabajando; con alquileres, dando algún tipo de soluciones. No todas las familias tienen la misma realidad», evaluó.

Un faltante de 7 mil viviendas
El intendente estimó que en Santa Rosa, de acuerdo a lo conversado con autoridades del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda están haciendo falta unas 7.000 viviendas, y en La Pampa serían unas 15 mil.
Consideró que eso comprueba que la discriminación del macrismo durante cuatro años causó un fuerte impacto en nuestra provincia. «Fue un gobierno que tomó 100 mil millones de dólares de deuda, que provocó más inflación; y fue el único que defolteó su propia deuda. Todo eso hay que ponerlo sobre la mesa para saber en qué condiciones se trabaja, pero tenemos que mirar hacia delante», concluyó.