Inicio La Pampa "Violación a los derechos humanos"

«Violación a los derechos humanos»

CRITICAS POR NEGARLE EL ABORTO A UNA NIÑA DE 11 AÑOS

La negativa del gobierno tucumano a practicarle un aborto no punible a una niña de 11 años que había sido víctima de una violación puso en evidencia, una vez más, los distintos mecanismos que se articulan para negarle a las mujeres el acceso a una práctica que se encuentra despenalizada por el Código Penal de nuestro país.
Mario Sebastiani, médico obstetra e integrante de la División de Ginecología y Obstetricia del Hospital Italiano de Buenos Aires, denunció que se trato de «una violación flagrante a los derechos humanos, una violación al derecho a la salud» y señaló que «la secuestraron 4 semanas en un servicio». Para el profesional, que posee más de 40 años de experiencia, esto poseía un objetivo claro: «el objetivo ‘celeste'», que consistía en evitar que se realice el aborto no punible.
«La secuestraron, la llevaron a las 23 semanas de gestación, hacen una micro cesárea y entregan un recién nacido totalmente vulnerable a los neonatólogos. Aborto no hicieron, se salieron con la suya violando los derechos humanos. No le dieron lo que la ley impone, lo que el Código Penal impone que es la interrupción del embarazo por violación y no respetaron el Fallo F.A.L.», añadió en Radio Noticias.
A su vez, indicó que a los 11 años de edad «hay que interrumpir el embarazo porque pones en riesgo la biología, la vida, la salud de esa niña» e insistió en que se trató de «una reiterada violación de los derechos humanos».

500 mil abortos.
Sebastiani resaltó que en nuestro país se registran unos 720 mil nacimientos por años y que se estiman que se realizan unos 500 mil abortos. En ese sentido, manifestó que le da «escozor» que se «viva la situación del aborto de una manera radicalizada, politizada y fundamentalmente con la indignidad para la mujer, que tiene una sociedad que le da la espalda».
«Me preocupa el abandono que tienen las mujeres, sobre todo las mujeres pobres porque en realidad a la mujer que le va mejor encuentra ginecólogos y obstetras amigables, aún en la ilegalidad, encuentra escenarios más amigables para poder ser acompañadas y tener un aborto seguro», agregó.
Por otra parte, recordó la derrota que sufrió el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en el Congreso de la Nación y advirtió que «en este país ganaron los que supuestamente dicen defender las dos vidas, pero lo cierto es que el aborto sigue igual, las complicaciones siguen igual, estamos huérfanos de educación sexual integral».
De todas maneras, explicó que «estamos mucho mejor en anticoncepción», al destacar que «tanto esta administración, como la anterior, han hecho una inversión muy importante». Para Sebastiani, lo más importante es «tratar de prevenir los embarazos no deseados porque tienen dos caminos», los cuales calificó como «son muy complejos».
Uno de las posibilidades que mencionó es la interrupción, aunque remarcó que le provoca «escozor que tenga que sumarse un niño no deseado a un núcleo familiar. El aborto no me preocupa porque es hoy un evento muy seguro, mientras que sumarse en un momento donde no estas capacitado, no tenés la infraestructura, las ganas o el cariño de tener un hijo… Es complicar la vida de una mujer a través de un evento que no va a poder volver para atrás».
«El aborto es una herramienta que de alguna manera permite que una mujer pueda dibujar su propia biografía y su vida», aseguró.

Derecho a decidir.
«Uno tendría que tener tolerancia a los que piensan distintos» sostuvo el médico y subrayó que «en este momento vivimos en una sociedad donde estamos obligados a tener hijos u obligados a interrumpirlos en la clandestinidad. Si tuviéramos una ley que permita el aborto, tendríamos mujeres que optarían por la interrupción y mujeres que no».
«Es fundamental que exista esta tolerancia, esta democracia y esta libertad. Quien no da la vida no es una asesina, sino que es una mujer que interpreta que en ese momento este acto que no es de amor, sino que debe ser de responsabilidad, no puede hacerlo. Su responsabilidad lo que le dice es que no puede traer otra persona en estas condiciones», agregó.
Con respecto a las posturas que afirman que durante un aborto el feto siente dolor, Sebastiani explicó que «se estima que el dolor, para el que debería tener una maduración neurológica, estaría aproximadamente entre las 23 y las 26 semanas».
Además, se refirió a los videos que circularon en las redes sociales durante el debate en el Congreso y comentó que «lo que mostraban era la succión o la colocación de instrumentos quirúrgicos dentro del útero, eso es del siglo pasado. Hoy el aborto es farmacológico, con lo cual lo único que se produce son contracciones».

Objeción de conciencia.
Otro de los debates que se instalaron en relación a la (IVE) es la objeción de conciencia, herramienta a la cual recurrieron los médicos que se negaban a realizar la práctica. Con respecto a esto, Sebastiani se preguntó que significaba «esto de la objeción conciencia, si no estás haciendo nada, solo le das los fármacos» y es la mujer la que decide.
«Nosotros tampoco hacemos abortos en el Italiano, sin embargo hay mujeres a las que acompañamos para que tengan un aborto seguro. No la juzgamos moralmente, no hacemos abortos. La mujer se va a la casa y después vuelve», indicó.
Sebastiani manifestó que los profesionales de la salud deben asesorar para «reducir el riesgo» y no «ponerse en moralista y decirle a las mujeres lo que tienen que hacer. La obligación medica no es darle la espalda a las mujeres, sino acompañarlas».