Inicio La Pampa Violento asalto a matrimonio de jubilados en Arata

Violento asalto a matrimonio de jubilados en Arata

Un matrimonio de adultos mayores de Arata sufrió un violento robo durante la tarde del sábado, y los autores se llevaron el dinero correspondiente a una jubilación y una escopeta. Los asaltantes revolvieron la casa y ataron a las personas que tendrían aproximadamente 80 años de edad. Las víctimas serían de apellido Barbero, y además serían familiares del matrimonio -del mismo apellido- que sufrió un violento robo -el año pasado- en la localidad de Trenel.
El hecho se registró el sábado en horas de la siesta. «Mientras dormían dejaron sin llave la puerta principal de acceso a la casa», indicaron fuentes consultadas. Una nieta del matrimonio dormía en una habitación lindante.
Los timadores ingresaron con la cara descubierta, y cuando se encontraron con la nieta del matrimonio trataron de cubrirse el rostro. La joven los enfrentó y la encerraron en una habitación de la vivienda.
Los dos individuos cuando ingresaron se dirigieron directamente a la habitación del matrimonio, lo que hace sospechar a los investigadores que tenían conocimientos de la distribución interna del inmueble o contaron con algún entregador que facilitó información para cometer el atraco.
En el lugar reclamaban que los ancianos entreguen dólares. Después de sujetarlos de las manos, rompieron el colchón con un cuchillo y desordenaron toda la vivienda. «Tenían datos precisos sobre una suma de dinero que guardaban las víctimas», confirmaron voceros uniformados consultados por esta corresponsalía.
El matrimonio de adultos mayores fue internado con heridas leves en el hospital «Arístides Granda» de Arata donde pasaron la noche con compañía de familiares y tratados por los profesionales médicos.

No contesta.
El jefe de la subcomisaría de Arata, subcomisario José María Córdoba, evitó tener contacto con este diario desde el domingo cuando trascendió el hecho, y transcurridas 48 horas aún no respondió los llamados telefónicos, al menos para llevar tranquilidad a la región, porque el hecho generó preocupación no solamente entre los vecinos de Arata, sino también en localidades vecinas.
Durante la noche del domingo y después de varios intentos, Córdoba finalmente atendió su teléfono celular, para responder: «Número equivocado»; inmediatamente cortó y no respondió más las llamadas telefónicas. Ayer tampoco respondió los requerimientos de esta corresponsalía.