Violento choque en pleno centro de Santa Rosa

Un motociclista lucha por su vida en el hospital Lucio Molas de Santa Rosa, lugar al que fue trasladado ayer en horas de la tarde luego de protagonizar un violento siniestro vial en la intersección de las calles avenida San Martín Oeste y Olascoaga, en la zona centro de esta ciudad. El muchacho, mayor de edad, circulaba por Olascoaga cuando fue colisionado por un auto que era conducido por un empleado policial y que circulaba por la avenida con sentido al este. Los vehículos se toparon justo en la intersección de dichas arterias, donde colisionaron de forma violenta. A causa de ello la persona que conducía la motocicleta fue despedida de su rodado y golpeó muy fuerte su cabeza contra una columna. En el lugar podía verse el charco de sangre producto de la lesión provocada por el golpe. Hubo testigos que presenciaron el siniestro (al menos uno, que habló con la policía), mientras que otra persona se acercó al joven herido y le realizó trabajos de reanimación previo a que asistieran profesionales de la salud.
Dada la gravedad del accidente, fue necesaria la presencia de varios efectivos policiales de la División Accidentología para que cerraran el paso al tránsito y comenzaran con las pericias necesarias. También arribó el comisario de dicha dependencia, comisario Marcelo Alarcón; el fiscal de Delitos Contra las Personas, Oscar Cazenave y peritos de la Agencia de Investigación Científica (AIC). El representante del MPF aguarda que las pericias indiquen la responsabilidad de cada conductor, y se supo también que al conductor del auto se le realizó el respectivo alcotest, el cual dio negativo.
Una fuente consultada confió a este diario que “la moto pasó muy fuerte y el auto tampoco venía muy despacio”.

“Muy grave”.
Fuentes del nosocomio consultadas por LA ARENA (único medio presente en el lugar de los hechos) aseguraron que la salud del motociclista era “muy grave”. Hasta la tardecita se encontraba internado “intubado y con respirador”, sufrió un “trauma de cráneo grave” y era evaluado en neurocirugía. Favorablemente, el herido no presentaba ninguna fractura.
El siniestro, en tanto, ocurrió escasos minutos antes de las 18 horas del jueves. En ese momento un auto marca Volkswagen Gol (dominio HHN308), conducido por un agente de la Policía de La Pampa que circulaba por avenida San Martín (Oeste) en dirección al Centro Cívico, chocó al conductor de una Zanella ZB 110 cc., que viajaba por Olascoaga, en sentido único (de norte a sur). Desde la Guardia Comando aseguraron que la colisión se produjo “en el centro del carril por donde circulaba el auto”.
De acuerdo a las primeras pericias el rodado mayor chocó a la moto y la arrastró varios metros, junto con su ocupante, que fue despedido metros antes de que ambos vehículos se detuvieran. El muchacho “golpeó su cabeza contra una columna”, asintieron desde la dependencia policial.
En el lugar del choque había un casco de seguridad que yacía intacto en sobre el suelo y un testigo ocular le dijo a la policía que no lo llevaba colocado en su cabeza, sino que lo tenía “colgado” en uno de sus brazos.

Destrozos.
En la escena podían apreciarse las roturas de ambos vehículos protagonistas del choque. El Gol tenía la parte delantera (capot y paragolpes) completamente destruida y perdía agua del radiador.
Por otra parte la motocicleta terminó tirada en la cinta asfáltica, con las “cachas” (partes de plásticos que recubren el frente y lateral del rodado) rotas.
En inmediaciones quedaron además tiradas prendas de la persona que circulaba al mando de la moto y varios plásticos rotos de los dos vehículos.