Inicio La Pampa "Vivimos en una sociedad de dominación de género"

«Vivimos en una sociedad de dominación de género»

DISERTACION SOBRE VIOLENCIA MACHISTA Y NUEVAS MASCULINIDADES

Ante un recinto colmado, el magíster Enrique Stola brindó una charla pública en donde abordó la problemática de la violencia machista y planteó la necesidad de construir «nuevas masculinidades» para poder «salir del mandato social» del patriarcado y «generar formas de estar en el mundo, de existir, que sean más amables, democráticas y respetuosas con todos los cuerpos».
«Es una lucha de los feminismos y hay que darle gracias a ellas», precisó el especialista.
La actividad estuvo organizada por la Coordinación de Relaciones Institucionales de la Legislatura pampeana, a cargo de Valeria Ruggieri, y tuvo lugar ayer por la tarde en el recinto de la Cámara de Diputados provincial, donde decenas de personas se acercaron para escuchar las palabras del especialista en psiquiatría y psicología médica, quien además es ampliamente reconocido como terapeuta en cuestiones de maltrato infantil y de violencia intrafamiliar, institucional, sexual y de género.

«Sociedades de dominación».
Previo al encuentro en el cuerpo legislativo pampeano, Stola dialogó con Radio Noticias y realizó un análisis sobre qué es lo que hay detrás de la «violencia machista» que impera en la sociedad occidental, a la cual catalogó como una construcción social y cultural.
«Vivimos en sociedades de dominación, esto lo acuerdan los principales sociólogos, una de esas es la de género. Es un dispositivo, no consciente, pero que atraviesa a todos los cuerpos y que le da preeminencia a la figura masculina», lo que «hace que seamos los hombres los que tengamos el 98 por ciento de los capitales del mundo y gestionamos gobiernos en el mundo, y eso se traslada hasta las más pequeñas organizaciones como las familiares», explicó el especialista.
«Es necesario entonces pensar en nuevas masculinidades, en salir del mandato social para generar formas de estar en el mundo, de existir, que sean más amables, democráticas y respetuosas con todos los cuerpos», planteó el profesional.
– Mirando atrás en la historia, antes el ser humano era mucho más machista que ahora. ¿Es así?
– Como una generalidad podría ser. Pero hubo diferentes modelos, cuando los españoles y la Iglesia Católica colonizan América, en 1492, allá en Europa las mujeres no podían participar de la vida política, no podían ejercer la medicina, solo eran madres y esposas. Acá, por otro lado, en lo que después se llamó América, las mujeres de los pueblos originarios participaban políticamente en las organizaciones comunitarias, ejercían la medicina, manejaban su economía.

Conquistas y pérdidas.
Seguidamente, el especialista sintetizó que «esto quiere decir que las mujeres perdieron muchísimo con la conquista española y se puso el modelo del macho europeo, modelo que se hizo hegemónico en todo el mundo». Señaló que, al mismo tiempo, en la historia universal, cuando se habla del hombre, se habla solo de los varones y no de las mujeres.
En esta misma línea, Stola aseguró que esta «mirada patriarcal y machista» se profundizó con el surgimiento y la consolidación del capitalismo, ya que creó la imagen del «hombre proveedor» y de la «mujer que debía asistirlo» para que él «esté bien preparado para la tarea.
En ese sentido, el especialista remarcó que esta centralidad en el hombre y la construcción de una cultura machista proviene de varios siglos de enseñanza e imposición. Stola precisó que «los varones hemos sido socializados haciéndonos creer que somos dueños de los cuerpos, de las cosas y de los espacios», mientras que por otro lado, a las mujeres «se les vienen enseñando desde chicas que deben comportarse como señoritas, y eso significa darle el poder a los varones».
Sin embargo, esta concepción ha ido perdiendo terreno en los últimos años gracias a la lucha de las mujeres y provocando profundos cambios, según planteó el especialista. «Creo que con esto estamos avanzando a sociedades más justas, democráticas y respetuosas de todos los cuerpos», aseveró.

Cultura de la violación.
Otra de las problemáticas que devienen de la «cultura machista», es la «cultura de la violación», explicó Stola, quien si bien reconoció que «es duro aceptarlo», afirmó que episodios de abuso ocurren constantemente y en los ámbitos familiares.
«Hay violaciones que se producen en casas de familias bien constituidas, en donde la mujer dice no, porque no quiere tener relaciones sexuales pero se siente obligada a hacerlo, y eso es una violación», cuestionó el especialista y se lamentó: «Es una práctica sexual sumamente común, frecuente, en relación con los hombres».
– ¿El que viola siempre es el varón?
– Sí, siempre son los varones, aunque hay mujeres abusadoras sexuales, aunque en este caso siempre ocurren que hay fuertes trastornos psicológicos.