Inicio La Pampa Volverán a monitorear la laguna y el bajo

Volverán a monitorear la laguna y el bajo

El intendente Leandro Altolaguirre y el director municipal de Ambiente, Ignacio Ustarroz, mantuvieron ayer una reunión protocolar con el secretario de Recursos Hídricos de la Provincia, Javier Schlegel, para avanzar en los detalles de un convenio de mutua colaboración a firmarse entre ambas entidades, relacionado con el desarrollo de acciones de monitoreo en el sistema de cuencos hídricos de las lagunas Don Tomás y Bajo Giuliani.
Ustarroz mencionó que el cónclave sirvió para dialogar con los funcionarios provinciales sobre los lineamientos básicos que permitan concretar un convenio de colaboración mutua, orientado a coordinar la realización de monitoreos hidrológicos, ictiológicos y de calidad ambiental en los cuencos hídricos de la Laguna Don Tomás y el Bajo Giuliani. La idea es incorporar a representantes de la Universidad Nacional de La Pampa y de la Municipalidad de Toay.
Ustarroz recordó que estas acciones ya se han concretado años atrás, por eso la idea es reflotar la iniciativa para tener parámetros actualizados de la calidad ambiental de tales cuencos, que sirvan para tener un panorama más pormenorizado de su situación.
También a partir de dicho convenio, se avanzaría en la posibilidad informatizar la medición de parámetros, sumando nuevos puntos y equipos remotos de medición, que agilicen las tareas de batimetría y estudio de tales superficies, compartiendo además los datos recogidos para determinar de manera más eficaz la salud de los ecosistemas y mejorar la toma de decisiones con respecto a la gestión de los mismos.
Tanto la laguna Don Tomás como el espejo de agua del Bajo Giuliani, presentan actualmente una dinámica controlada por el hecho de ser los receptores de los escurrimientos superficiales del casco urbano de Santa Rosa. Esta condición ha modificado la dinámica natural de ambos cuencos, tanto en los volúmenes que almacenan como en sus condiciones hidrológicas y el comportamiento de su ecosistema.
La laguna Don Tomás es la primera receptora de los escurrimientos pluviales urbanos, que desde allí se derivan hacia el Bajo Giuliani por un sistema que lleva ya varios años y está en vías de reemplazarse por uno más actual y con mayor capacidad de bombeo. El bajo recibe no solo esta aporte extra, sino también las aguas tratadas de los efluentes urbanos de Santa Rosa, tanto los de la planta norte, ubicada al noreste del casco urbano, como la sur, que se encuentra al este del espejo de agua.