Inicio La Pampa Winifredenses inician clases virtuales

Winifredenses inician clases virtuales

MUNICIPALIDAD RUBRICO CONVENIO CON LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE QUILMES

Luego de varios meses de la firma del convenio entre el municipio de Winifreda y la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), un total de treinta personas de esa localidad y de la vecina Mauricio Mayer accedieron a la enseñanza a distancia y a un costo menor al común.
La intendenta winifredense, Adriana García, suscribió el convenio con la casa de estudios con sede en Bernal y ahora veintiocho habitantes winifredenses y dos de Mayer comenzaron sus estudios abonando un tercio del arancel, bonificado en el mismo acuerdo. Los estudiantes están haciendo el curso inicial de socialización, es decir familiarizándose con el campus virtual de la UNQ, aprendiendo el uso de las herramientas disponibles, mientras que a partir del 25 de julio se iniciarán las clases online. En lo que resta del año calendario afrontarán exámenes parciales y finales, virtuales los primeros y presenciales los otros en lugar aún a determinar, según se informó.
Entre las alternativas más escogidas por los nuevos universitarios están las licenciaturas de administración, educación, turismo y hotelería, ciencias sociales y humanidades, las tecnicaturas de seguridad e higiene en el trabajo, ciencias empresariales, gestión de medios comunitarios y contador público nacional.

«Con proyección».
Entrevistada por Radio Impacto de la localidad, Roxana Lang, nativa de Winifreda y profesora de inglés, reveló que decidió seguir estudiando por esta vía la licenciatura de turismo y hotelería. «Me anoté porque es un tema que me interesa mucho, una carrera con proyección de futuro», señaló.
Asimismo, sostuvo que «varias veces» había buscado asesoramiento en otras universidades pero en todos los casos desistió «porque los costos era muy altos. Ahora se dio esta oportunidad con costos accesibles y quiero aprovecharla para cumplir con un objetivo que tengo hace tiempo».
Agregó que se prepara «para el día de mañana cuando pueda hacer algo referido a esta carrera, me gusta mucho viajar». Describió que por ahora están en «un curso de socialización que implica aprender a usar la plataforma virtual», aunque como no es su primera vez conoce la metodología por capacitaciones como docente. Añadió que a la vez tanto ella como los otros estudiantes buscan adaptar también sus horarios y ocupaciones con este desafío.
Ana, hija de Roxana de 24 años, también se sumó, en este caso en la carrera de seguridad e higiene laboral. «Nos ayudamos y consultamos mutuamente», indicó y contó que la joven «había iniciado la carrera en otra universidad y tuvo que afrontar situaciones personales que la alejaron. «Ahora vio la oportunidad y decidió inscribirse», cerró.