miércoles, 23 septiembre 2020
Inicio La Pampa Ya toma vuelo el primer avión eléctrico argentino

Ya toma vuelo el primer avión eléctrico argentino

Claudio Rimoldi, ingeniero aeronáutico y docente en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), institución que está llevando adelante el proyecto para construir el primer avión eléctrico, aseguró que la Argentina «tiene todo para ser potencia» y que lo único que falta es «la decisión política» y la «inversión necesaria» para encarar un plan a largo plazo.
En diálogo con Radio Noticias, el ingeniero habló sobre el proyecto que lleva adelante la UNLP para desarrollar en el país la primera aeronave a propulsión eléctrica. Además, analizó la importancia de este tipo de energía, la cual afirmó: «Es el futuro».
Este proyecto comenzó a gestarse hace dos años, a partir de un acuerdo entre la UNLP y Petrel S.A, para que los alumnos de Ingeniería puedan realizar la Práctica Profesional Supervisada (PPS) en la planta de la empresa, ubicada en la localidad bonaerense de Gowland, cerca de la ciudad de Mercedes.
«Como institución de formación de futuros ingenieros, tenemos vínculos con diferentes empresas, una de ellas Petrel, donde estudiantes van a hacer pasantías profesionales. En estas relaciones, surgió la idea de iniciar un proyecto de un avión propulsado con baterías de litio, eléctrico. Esta idea estaba. Y finalmente firmamos un convenio en el cual concretamos esta posibilidad, entre otras actividades también muy importantes y no solo quedarnos con el avión eléctrico. Pero bueno, este proyecto obvio causa un furor», explicó Rimoldi.
«¿Cuál es la combinación que hacemos? Bueno, Petrel tiene aeronave, una estructura, una plataforma, que funciona. Y nosotros conocemos todo lo otro, lo que es baterías de litio, motores eléctricos, propulsión y somos ingenieros aeronáuticos por lo cual estamos empapados en temas aeronáuticos. Entonces, si unimos ambos conocimientos podemos trabajar sobre un proyecto común que sería el primer avión eléctrico en el país», remarcó el ingeniero.

El futuro.
Según destacó Rimoldi, la energía eléctrica y la utilización de las baterías de litio son el «futuro», no solo de la aeronavegación sino de todas las ramas técnicas. El máximo obstáculo, señaló, es que la tecnología en torno al uso del litio, la cual aún no es muy avanzada.
«En todo sentido, el camino va hacia ese lado. El tema es la limitación tecnológica que hay respecto a las baterías, porque en motores eléctricos ya está avanzado. El problema está entonces en las baterías, en avanzar en ese sentido», precisó.

-¿Y respecto a los recursos?
-Nosotros tenemos los grandes yacimientos de litio junto a Bolivia y Chile. Sería interesante algún día explotar esos recursos, pero no vender la materia prima, sino producir nuestras propias baterías de litio. Y para eso hay gente que está trabajando en esa línea.

-¿Es lo mismo para los vehículos terrestres?
-Respecto a los vehículos terrestres, hoy tenés empresas como Tesla en Estados Unidos que fabrica un auto eléctrico que es el gran ‘boom’. Esos vehículos tienen una batería del estilo de la Fórmula E, pero acceder a esto no es tan sencillo.

«Somos capaces».
Aunque este tipo de desarrollos tecnológicos parecen lejanos, el ingeniero aseguró que la Argentina tiene «todo lo necesario» para poder concretar este tipo de proyectos. «Pero hay que arrancar, hay que iniciar un proyecto, sobran capacidades en nuestros país», afirmó Rimoldi.
Y agregó: «Vas a cualquier universidad nacional, con formación técnica, y las capacidades que hay son increíbles. Entonces, ¿cómo no vamos a poder desarrollar con todos estos cerebros este tipo de baterías? Por su puesto que sí y tenemos el recurso, la materia prima».
En este sentido, el docente remarcó que avanzar sobre está tecnología «no es imposible» pero sí reconoció que el camino «es difícil». Respecto a esto, dijo que «el punto pasa por cuestiones políticas del país a largo plazo y objetivos claros. Si uno apunta a esa meta y hace la inversión necesaria, se puede llegar a mucho y esto ya se ha visto. La Argentina ya puso su propio satélite en el especio».
«Arsat es un logro increíble, estos proyectos son estratégicos y la Argentina vende esos servicios, saca un rédito. No es que lo hacemos y es un logro tecnológico y punto. Esto tiene un valor agregado importantísimo, como Saocom. Entonces, como hicimos esto, cómo no vamos a hacer algo más», continuó y concluyó: «Yo quiero un país diferente para mis alumnos, mis hijos y para todos. Quiero una Argentina potencia y creo que tenemos lo necesario para hacerlo».