“Yo quiero que pague con una pena, que vaya preso”

COMENZO UN JUICIO POR ABUSO SEXUAL A UNA MENOR

En la Sala de Audiencia 7 del Centro Judicial de Santa Rosa comenzó este lunes el juicio por un caso de abuso sexual ocurrido hace cuatro años en la localidad de Bernasconi. El debate, que no fue público porque se juzgan hechos cometidos contra la integridad sexual en perjuicio de una menor de edad, continuará este martes y se extenderá hasta este miércoles, cuando se leerá la sentencia contra el acusado que previamente había recibido una pena a tres de prisión en suspenso. Aquella decisión no cayó bien en la familia denunciante porque se tomó a través de un juicio abreviado en las oficinas judiciales de General Acha, pero la parte damnificada no estaba de acuerdo en ello. “Yo pido justicia, quiero que él vaya preso”, dijo a LA ARENA Adriana Chavero, madre de la víctima, minutos previos a ingresar a la sala.
Los hechos habrían ocurrido un lunes 11 de octubre del año 2014, pero fueron denunciados en la comisaría de Bernasconi el jueves 14, luego de que la menor contara en el seno familiar los pormenores del episodio.
Al día siguiente se hizo el planteo formal ante el fiscal Juan Méndez, en General Acha, pero el hecho de que se decidiera dejar en libertad al acusado generó un escándalo en la localidad que terminó con un escrache en la vivienda del presunto autor del hecho.

“Que vaya preso”.
Algunos minutos antes de ingresar a la sala de audiencias Chavero dialogó con un cronista de este diario y manifestó sus deseos de que el acusado cumpla con una condena ejemplar en la cárcel. “Yo quiero justicia”, manifestó.
De acuerdo a sus declaraciones, pocos días atrás -el fin de semana- desde la defensa del imputado “ofrecieron dinero para frenar el juicio”, aseguró la mujer y agregó que no aceptó esa oferta porque “yo quiero que pague con una pena. Que vaya preso”.

Indignación.
Cuando el denunciado fue acusado formalmente por la Justicia, la familia denunciante recibió con indignación la decisión de que el hombre quedara en libertad y un grupo de personas realizó un escrache en su vivienda.
También se cuestionó el accionar del representante del Ministerio Público Fiscal, porque planteaban que no había ordenado el secuestro de un auto, donde habría ocurrido el hecho.
Asimismo hubo cierto enojo porque en junio del año 2017 se hizo un juicio abreviado donde el acusado se declaró culpable. Allí se acordó una pena de 3 años, pero cuando la madre de la víctima supo de ello mostró disconformidad y comenzó con su reclamo para que se lleve a cabo un juicio oral.