“Zafan” del tarifazo por ley provincial

ELECTRODEPENDIENTES

Fabiana Albornoz, la madre de un niño electrodependiente, destacó que “actualmente no pagamos el consumo de energía eléctrica por la ley provincial que se aprobó en 2016” en la Legislatura pampeana, una situación diferente a la que viven los usuarios en Buenos Aires, donde no se cumple la ley aprobada el año pasado.
“Hoy no pagamos la tarifa de luz porque se aprobó la ley provincial de electrodependientes en 2016 en La Pampa”, afirmó Albornoz, quien recordó que “esto nos benefició” porque incluso en una oportunidad, antes de la normativa, llegó a acumular una deuda de 30 mil pesos por la cantidad de aparatos que utiliza su hijo, y la demanda eléctrica de los mismos.
Ante un proyecto de ley de los diputados Ariel Rauschenberger, actual legislador nacional, y Lucrecia Barruti, ambos del PJ, los electrodependientes pampeanos tienen garantizado el servicio gratuito por cuestiones de salud, a quienes necesitan estar conectados a diversos artefactos eléctricos para sobrevivir, según denunciaron diversas organizaciones.
Albornoz es madre de un adolescente pampeano que está pronto a cumplir 13 años y desde su nacimiento es electrodependiente por una mala praxis que se le originó una parálisis cerebral. La situación hospitalaria lo llevó luego a contraer una bacteria que fue complicando sus vías respiratorias.

Incremento de gasto.
Con el tiempo, el adolescente está conectado las 24 horas del día con diversos aparatos. “En 2009 pagábamos 50 pesos de luz antes del concentrador de oxígeno, y al mes aumentó a 400 pesos. A medida que se usaba, se incrementaba el gasto, y en verano se sumaba el ventilador todo el día, porque él no regula bien la temperatura”, indicó la mujer.
Además, la entrevistada contó que en verano superaba los 700 pesos de gasto, una situación que la llevó a tener problemas económicos por la imposibilidad de pagar, e incluso a acumular una deuda. Sin embargo, por la aprobación de una ley provincial, hoy no paga y tiene el servicio de electricidad gratuito.
Las personas “electrodependientes” precisan de la prestación de un servicio estable y continuo de la distribución de la energía eléctrica. Se trata de consumos extraordinarios de energía al requerir un equipamiento y/o infraestructura especial para una enfermedad diagnosticada a través de un médico o para satisfacer necesidades médicas dentro de su hogar.