Inicio La Pampa Zalabardo: "No miden las consecuencias"

Zalabardo: «No miden las consecuencias»

VANDALIZARON AUTO DE MEDICA EN DOBLAS

Omar Alberto Zalabardo es un reconocido y querido enfermero de amplia trayectoria en varios hospitales de La Pampa. En las últimas horas usó su cuenta de Facebook para denunciar un hecho deplorable: la vandalización del auto de su esposa, Mariela Olmedo, médica del hospital «Dr. Pedro Novick» de la localidad de Doblas, al que le rompieron dos neumáticos. «Estaba de guardia el fin de semana y es su medio de movilidad. No miden consecuencias», señaló.
Zalabardo tituló su mensaje: «Cuando los idiotas no miden consecuencias». En su posteo, que se viralizó con más de 350 reacciones de apoyo, reflexionó que «sin dudas que las generaciones más grandes hemos estado fallando en algo, de otra manera no puedo concebir que ocurran cosas como éstas».
El auto, un Ford Ecosport, estaba estacionado en el domicilio de la familia con la calle Fulgencio Astrain al 300 de Doblas, y en horario nocturno le inutilizaron «las dos cubiertas que quedan expuestos del lado de la calle».
El profesional sanitario explicó la situación y su indignación. «Mi esposa es médica, trabaja en el hospital de la localidad, en este fin de semana se encuentra de guardia, lo que significa que en el momento menos esperado debe salir urgente para acudir a un llamado que se le realiza del hospital para brindar atención a algún paciente que así lo requiera. Que puede ser un código rojo, amarillo o verde, manera en que se los identifica según la gravedad del paciente», señaló.
«Y ese es su medio de movilidad, el mismo que muchas veces usa también para ir a ver pacientes a sus domicilios. Es el que durante la noche, uno, dos o más idiotas, a eso no lo sabremos hasta revisar las cámaras de seguridad que hay en la cuadra, le rompieron las dos cubiertas», dijo ofuscado.

«No la dejaré pasar».
«Sin dudas son personajes ‘pícaros’ que contarán el hecho como una cosa graciosa o hasta como una hazaña en caso de que su idiotez no tenga límites. Estas cosas ocurren desde hace un tiempo en otras calles de la localidad, y con otros vehículos y propiedades donde vive gente a la que no le ocasiona más que una molestia o demora en su salida. Pero en este caso se trata del vehículo de un médico, alguien que está velando por la salud de los habitantes del pueblo, entre los que seguramente estarán sus padres, hermanos, familiares, en fin, toda una población estable o personas desconocidas que podrían haber tenido un accidente en la ruta», expresó.
«Por eso, ‘chicos pícaros’, que se enterarán de esto, permítanme decirles que a ésta no la dejaré pasar, los perseguiré hasta encontrarlos, los escracharé por todos lados y exigiré que la Justicia se haga cargo de lo que debe hacerse. No tienen la menor idea del mal que su ‘travesura’ pudo haber causado, ese es el principal motivo que me alienta a saber quien son. ¡Esto no es una amenaza, es una promesa, les estoy prometiendo que no lo dejaré pasar!», concluyó Zalabardo.