Inicio La Pampa Ziliotto saludó decisión de Fernández

Ziliotto saludó decisión de Fernández

REDUCCIÓN DE LA COPARTICIPACION A LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

El gobernador pampeano Sergio Ziliotto saludó la decisión del presidente Alberto Fernández de disminuir en un punto el porcentaje de coparticipación federal de impuestos que le corresponde la ciudad de Buenos Aires, que fue enormemente beneficiada en ese aspecto durante la gestión del ex presidente Mauricio Macri. En un proyecto de ley del año pasado, Ziliotto había denunciado «sobreestimación» de los fondos que correspondían a la CABA por el traspaso de la Policía Federal, al punto de que en los 4 años del período macrista, se transfirieron de más unos 60 mil millones de pesos.
«Poner en marcha el federalismo representa avanzar en acciones políticas concretas», sostuvo el gobernador Ziliotto en un ‘tuit’ que divulgó ayer a través de su cuenta oficial y que acompañó con una foto abrazándose con el primer mandatario. «El unitarismo macrista triplicó los recursos de la CABA y @afernandez hoy marca un camino para terminar con esos privilegios», afirmó. «Argentina de pie con políticas federales, equitativas y solidarias», concluyó.

Queja.
En abril del año pasado, Sergio Ziliotto, entonces diputado nacional, y Ariel Rauschenberger, presentó un proyecto de ley en el Congreso de la Nación en el que se quejaron de los privilegios de la Ciudad de Buenos Aires en el reparto de los montos de la Coparticipación Federal de Impuestos, principalmente a partir de la transferencia de la Policía Federal a ese distrito. Según advirtieron allí, con la excusa de financiar esa transferencia, se «sobredimensionaron» los montos que correspondían a la capital nacional.
«El 5 de enero de 2016, el Estado Nacional transfiere progresivamente a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires las facultades y funciones de seguridad a cargo de la Policía Federal, acto por el cual celebraron las partes el Convenio de transferencia aludido», decía el proyecto de ley 1675-D-2019 en uno de sus considerandos.
A través del Decreto Nº 194/2016, el Estado Nacional incrementó a partir del 1 de enero de 2016 del 1,4 % al 3,75% la participación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sobre el monto total recaudado por la Ley Nº 23.548 de Coparticipación Federal, pero lo hizo «sin mencionar en los considerandos del mismo que procedió a fijar el coeficiente aludido por la transferencia de la Policía Federal».
El motivo de ese incremento recién se conocería en otra norma, el Decreto 399/2016 de fecha 24 de febrero de 2016, que en su artículo segundo estableció que los fondos transferidos a la CABA en exceso, resultantes de la diferencia entre el coeficiente de 1,4% previsto en el Decreto N° 705/2003 y el dispuesto en el Decreto N° 194, de 3,75%, serían destinados a tal fin.
«Como surge de lo dicho precedentemente se incrementó el porcentaje de coparticipación a CABA en 2,35 puntos porcentuales», sintetizaron los diputados nacionales.

Cálculos.
«Efectuando un cálculo simple -señalaron Ziliotto y Rauschenberger-, si la proyección de recursos coparticipables a CABA era en 2016 de 9.868.895.600 pesos, y tal guarismo equivalía a 1,40% de la masa, incrementar tal coeficiente a 3,75% implicó llevar sus ingresos por Coparticipación a 26.434.541.790 pesos, o sea un aumento de $16.565.646.190».
Sin embargo, según los cálculos de los legisladores, el costo real de la transferencia de los servicios de seguridad resultaba para el ejercicio fiscal 2016 de un monto mucho menor, del orden de 9.514.204.223 pesos.
«Este monto es el que efectivamente correspondió haber destinado en ese momento a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como compensación del costo que incurriría para llevar a cabo las funciones que le fueron delegadas», afirmaron.
«De ello surge que hubo una ‘sobreestimación’ a favor de la CABA de casi 7 mil millones de pesos, a valores de 2016», cifra que en 2019 subió a 25 millones de pesos.
Proyectando este cálculo a los 4 años del período macrista, «se transfirieron de más» a la ciudad de Buenos Aires alrededor de 60 mil millones de pesos.
Este desequilibrio es el que ahora el presidente Alberto Fernández intenta corregir achicando en un punto el porcentaje que le corresponde a CABA.

Programas educativos.
Los recursos coparticipables que el ex presidente Macri sumó a lo que ya correspondía a CABA, son propios del gobierno nacional, por lo cual no hubo un perjuicio directo al resto de las provincias, pero sí indirecto.
Es que el dinero que se retrajo de la masa no coparticipable se destinaba, entre otros fines, a financiar programas educativos, sanitarios y sociales que se ejecutaban en las provincias, lo que obligó a los gobiernos provinciales a financiarlos con dinero propio.
Fue el caso de operatorias como los programas de actividades educativas -que la provincia suplantó con el programa Vértice-, el programa de Médicos Comunitarios y el que tuvo mayor impacto, que fue el Fondo Federal Solidario, conocido como «fondo sojero», que impactó directo en las arcas de las localidades.
Por ello, el proyecto de Ziliotto y Rauschenberger pedía la restitución de los programas eliminados.