25 de Mayo: un concejal habló de sobreprecios en dos obras

El concejal justicialista de 25 de Mayo, Ricardo Poyo, aumentó la apuesta contra la intendencia de David Bravo y acusó a esa gestión de “corrupción” y de “impunidad” ante la Justicia. El edil entregó un boletín, el segundo de este año, en el que enumeró a los vecinos de la localidad lo que consideró irregularidades y sobreprecios en la comuna.
“Dos palabras que definirían la ‘Gestión Bravo’. Corrupción: ocultamiento de la información, falta de transparencia, gastos que no coinciden con lo que se ejecuta, obras de difícil comprobación, obras pagadas y no terminadas, etcétera. Impunidad: doce denuncias penales en la justicia pampeana (una de ellas con diez comisiones de delitos), una en la justicia federal y una condena. Incapacidad para gobernar, falta de compromiso y gestión”.
Poyo habló de los costos de la Terminal de Omnibus. “Una obra que se realizó en tiempo record y con un gasto que, al menos, resulta llamativo. Cada uno podrá evaluarlo y sacar conclusiones. Le recuerdo que esta obra se ejecutó en el año 2011, hace ya casi tres años. Nunca llegó al Concejo el pliego de licitación, a pesar de los pedidos de informes que se hicieron”, indicó.
Según precisó en el escrito, el presupuesto oficial fue de 7.480.506 pesos, se adjudicó en 8.952.061,20 pesos y el costo final fue de 11.930.820,10 pesos. La obra costó un 59,5 por ciento más del valor del presupuesto oficial. “Esto demuestra ineficiencia al momento de hacer los cálculos o… Mejor, usted saque sus propias conclusiones”, se preguntó el concejal.
También habló sobre las obras de pavimento urbano y complementarias. “En la ‘Gestión Bravo’ se rinde cuentas tarde y mal y nunca se pudo acceder al expediente de la obra”, denunció el justicialista.

Diez millones más.
El boletín precisó además que la obra de pavimento de 25 de Mayo se licitó en 16.307.586,32 pesos y “de acuerdo a la documentación con que contamos en el certificado de obra 17 de medición final con fecha del 23 de agosto de 2011, la cifra final de la construcción fue de 19.533.088,42 pesos, un 20 por ciento superior al presupuesto oficial”. Poyo indicó que “hasta aquí las cosas están bien, ya que la ley establece que se puede ampliar la obra hasta un 20 por ciento”. El concejal comentó que la obra se terminó en 2010 y que en diciembre de 2012, dos años después, el Ejecutivo municipal envió un proyecto de ordenanza para el cobro de la obra y en la planilla firmada por el secretario de Obras y Servicios Públicos de la municipalidad, Aldo Martínez, apareció la cifra de 29.856.124 pesos. Una diferencia, indica Poyo, de diez millones de pesos, por lo que la pavimentación costó un 83 por ciento más del valor establecido en el presupuesto oficial. El edil volvió a insistir: “Esto demuestra ineficiencia al momento de sacar los cálculos o, mejor usted saque sus propias conclusiones”.
“Para aquellos que estábamos presentes al momento del anuncio en el año 2008, varias eran las obras complementarias, la semaforización una de ellas, ahora la vamos a volver a licitar. ¿Se habrá pagado en aquel momento? No los sabemos”, denunció.