Acusado devolvió carros

LOS HURTABA Y VENDIA AFUERA

(General Acha) – Un rionegrino está implicado en hechos delictivos registrados en diferentes localidades del sur de la provincia. Sustraía carros vaqueros que se encontraban en la vía pública, para luego sacarlos afuera de La Pampa, donde los comercializaba.
El involucrado debió presentarse en la mañana de ayer ante la oficina única del ministerio público fiscal de esta ciudad, donde finalmente prestó declaración en carácter de imputado, previo recibir el asesoramiento legal de su abogado.
El fiscal sustituto José Luis Coito tomó intervención en la causa iniciada el 8 de diciembre, cuando Federico Ruiz Pérez denunció que le habían sustraído un carro tipo vaquero, de dos ejes, fabricado en la Colonia Menonita. Estaba estacionado sobre calle Garrido, frente al taller de Rubén Domínguez, informó prensa de la fiscalía.

Intercepción.
De todas formas antes de la denuncia de Ruiz Pérez, los efectivos habían sorprendido a un hombre que conducía en actitud sospechosa una camioneta Toyota Hilux negra, que llevaba enganchado un carro. Por ese motivo lo siguieron, pero en un momento lo perdieron de vista, así que continuaron la búsqueda y constataron que el carro había sido abandonado a la vera de la ruta nacional 152, sobre un camino vecinal cercano al Destacamento Móvil 4 de Gendarmería Nacional. Poco después, interceptaron el vehículo cuando retomaba su marcha por ruta 152.
A partir de allí, bajo coordinación de la fiscalía, se dispusieron diferentes medidas que concluyeron con la obtención de pruebas que involucraron al hombre de 40 años, como presunto autor del hurto cometido en perjuicio de Ruiz Pérez. Una de éstas, consistió en una requisa vehicular ordenada por el Juzgado de Control local.

Otros casos.
La pesquisa posibilitó unir este hecho, con los registrados meses atrás en las localidades de General Campos y Alpachiri, debido a que entre otras cosas, se corroboró que se trataba del mismo modus operandi. Tal fue así que al comerciante rionegrino se le atribuyó el hurto de un carro de hacienda balancín, fabricado en la Colonia Menonita. Pertenecía a Bernabe Jacinto Gisler, y estaba estacionado sobre calle 9 de Julio de Alpachiri.
Mientras que el otro carro había sido sustraído a César Alfredo Spohn, en momentos que estaba estacionado frente a su galpón ubicado en calle España 350 de General Campos. Ante las evidencias que lo incriminaban, decidió entregarle a los damnificados un carro de similares características a los que les había sustraído, lo que fue aceptado oportunamente por sus dueños en concepto de reparación del daño causado.