Acusan a cazadores santafesinos

HABRIAN MATADO CUATRO CIERVOS VALUADOS ENTRE 3 A 5 MIL DOLARES EN ZONA RURAL DE QUEHUE

El fiscal sustituto José Luis Coito presentó la acusación contra cuatro cazadores de la provincia de Santa Fe, a quienes se les atribuyó haber dado muerte a cuatro ciervos colorados valuados entre 3 y 5 mil dólares. El hecho se registró a fines de marzo del año pasado, en un coto de caza ubicado en la zona rural de la localidad de Quehué.
La presentación fue realizada días atrás ante el Juzgado de Control local, a cargo de Héctor Alberto Freigedo, quien deberá determinar si se dan los requisitos para declarar el auto de apertura a juicio. Si esto sucede, después de cumplirse con los pasos y procesos correspondientes, se elevará la causa a la capital pampeana para que el Tribunal de Audiencia realice el debate oral y público.

Calificación.
A criterio del fiscal Coito el hecho que habrían cometido los cazadores santafesinos representan una infracción a la ley nacional 22421 de Protección y Conservación de la Fauna Silvestre, más precisamente las conductas previstas en los artículos 24 y 25, en concurso ideal, de acuerdo a lo establecido por el artículo 54 del Código Penal Argentino, informó prensa de la fiscalía.
Antes de remitirse la acusación contra los cazadores de Santa Fe, éstos debieron prestar declaración en calidad de imputados ante la oficina única del Ministerio Público Fiscal, previo a recibir el asesoramiento legal de la defensa designada en la causa. Posterior a dicha diligencia, el fiscal Coito formalizó la investigación iniciada contra los cazadores ante el juez de control local, oportunidad en la informó a los involucrados el hecho que se les endilgaba, al igual que la correspondiente calificación legal.

Despliegue.
La pesquisa demandó un importante despliegue policial que afectó a personal de diferentes dependencias, las cuales desencadenaron en varios allanamientos llevados a cabo en Santa Fe, los cuales algunos de ellos arrojaron resultados positivos. Esto posibilitó recolectar elementos probatorios de valor, que incluyó el secuestro de evidencias de interés para sostener la imputación sobre los cazadores de esa provincia.
A esos procedimientos, también se sumaron los allanamientos efectuados por uniformados de la subcomisaría de Quehué en un establecimiento rural lindante al coto de caza de Catena, que también dieron resultados positivos.
Para la fiscalía los acusados habrían ingresado sin permiso al coto 128 denominado “Andalén” propiedad de Nicolás Catena. Una vez allí, habrían dado muerte a cuatro ciervos colorados de 19, 17, 14 y 11 puntas, respectivamente, valuados entre 3 y 5 mil dólares. Se trataban de animales de entre 4 y 6 años de vida, y entre 180 a 220 kilos de peso cada uno; los cuales fueron matados mediante el uso de armas de fuego. El hecho se registró a fines del mes de marzo del año pasado.

Compartir