Arrojaron proyectiles en General Pico

La quietud de un sector del barrio El Molino fue alterada ayer a la mañana por un incidente que provocó la intervención policial. Frente al domicilio de la familia Ríos, en calle 33 entre 2 y 4, un desconocido arrojó botellas y piedras a los autos que pasaban por allí.
La notificación de lo sufrido por un vecino movilizó a motoristas del Comando Radioeléctrico que se acercaron al lugar. La llegada de la policía interrumpió la maniobra agresora.
No obstante, al llegar al lugar el reportero de LA ARENA fue agredido por un muchacho que se alejaba de la escena en bicicleta. Mientras arrojaba piedras hacia el lugar desde donde trabajaba el cronista, profirió amenazas para impedir la labor y amenazó con destruir el vehículo en que se movilizaba el trabajador.
Al requerir datos al oficial de servicio de la repartición que por jurisdicción debió intervenir en el lugar, la Comisaría Segunda, el policía llamativamente relativizó los hechos y alegando que no se efectuaron denuncias, restó importancia a lo sucedido. La fotografía es una muestra clara de la importancia que la fuerza le dio al incidente. Por el hecho no hubo detenidos.