Asaltaron a un comercio piquense

LOS AUTORES ACTUARON ARMADOS Y CON LOS ROSTROS CUBIERTOS Y SUSTRAJERON DINERO

(General Pico) – Dos hombres armados y con los rostros cubiertos cometieron ayer al mediodía un asalto en un tradicional comercio de iluminación del centro piquense, en el momento en el que había clientes en el local. La víctima del ataque, Griselda Ilariuzzi, relató lo sucedido y dio detalles del hecho ilícito. Los asaltantes se llevaron dinero en efectivo que estaba guardado en la caja fuerte, como así también la recaudación diaria de la caja registradora.
El hecho se produjo cerca de las 12, en el momento en el cual dos personas que se bajaron de una motocicleta, ingresaron armados al tradicional comercio Casa Ilariuzzi, ubicado sobre la esquina de las calles 14 y 17 de esta ciudad. Luego de apuntarle a la pareja de la propietaria, ante la mirada de los clientes, se llevaron dinero en efectivo que estaba guardado en la caja fuerte, que se encontraba abierta, y en la caja registradora.
“Se introdujeron dos muchachos con cascos y armas, en ese momento había mucho público y no tomé conciencia de lo que estaba pasando. Nos dijeron que era un asalto. Uno le apuntaba a mi pareja y el otro fue a la caja fuerte”, dijo la propietaria del comercio. Además indicó que en el amplio local comercial que ocupa toda la esquina había en ese momento al menos cuatro clientes, uno de ellos con un bebé.
Ilariuzzi indicó que ambos asaltantes portaban armas de fuego, usaban guantes y cascos, y que uno de ellos tenía puestos unos lentes espejados, lo cual no permitía que se le vieran los rostros. Tras llevarse el dinero se dieron a la fuga a bordo de una motocicleta.

Botín del robo.
La comerciante damnificada indicó que su pareja en primer término vio pasar a dos personas a bordo de una motocicleta, que luego estacionaron, se bajaron e ingresaron al local a cometer el hecho.
Mientras uno de los asaltantes sacaba el dinero que estaba depositado en la caja fuerte, otro le apuntaba a la cabeza a la pareja de la propietaria.
Ilariuzzi dijo que el asalto duró unos pocos minutos, y que los intrusos no los lastimaron. También indicó que no recuerda si los clientes decidieron resguardarse en otra dependencia del local, o fueron llevados allí por los autores del hecho.
“Nunca me había sucedido esto en tantos años, en un horario en el que había tanta gente. Una vez me habían traído dólares y cheques falsos, pero nunca de apuntarnos con armas”, sostuvo.
El comercio que funciona hace más de 50 años en la ciudad, no tiene sistema de videovigilancia, y a partir de este hecho la propietaria se mostró decidida a incorporarlo, como así también a extremar las medidas de seguridad del local.
También señaló que los clientes, del miedo que sintieron, en el momento no pudieron llamar a la policía. A pocos minutos de consumado el asalto, se presentó en el lugar personal policial de la Comisaría Primera, que tiene jurisdicción sobre la zona, y también el comisario mayor Javier Marotti, titular de la Unidad Regional II.
El jefe policial confirmó que más allá de la exhibición de las armas, los asaltantes no ejercieron violencia sobre las personas y que se llevaron una suma de 4.000 pesos en efectivo y de 300 dólares.