Caminos no absorben el agua y se caen tendidos eléctricos

AREA DE COBERTURA DE LA CEW AFECTADA POR LAS INUNDACIONES

Las lluvias anegaron vías terrestres y para realizar arreglos y mantenimientos los operarios han recibido la colaboración de chacareros. Incluso han levantado líneas en medio del agua. Desde diciembre, tres fenómenos climáticos castigaron la zona rural donde la CEW presta servicios.
Las intensas precipitaciones de las últimas semanas arrojaron unos 700 milímetros en la zona rural de Winifreda. Los caminos vecinales no absorben tanta agua y el suelo debilitado ha provocado la caída de redes eléctricas principalmente en los lotes XII y XVII.
El gerente de la cooperativa eléctrica (CEW), Hernán Camps, confirmó a LA ARENA que las lluvias “nos generaron daños importantes en infraestructura, que no se rompió pero salió de servicio porque no hay suelo. Hay líneas que fueron afectadas por la fuerte tormenta del 23 de enero, se repararon y los palos todavía no se terminaron de afirmar lo necesario como para soportar semejante cantidad de agua y esto ha generado que se caigan por falta de piso”, indicó.
“No son muchos, son lugares puntuales en el lote XII donde la línea troncal se habilitó de forma parcial, hay usuarios con luz y otros que no tienen, cuestión que esperamos resolver en días más si el tiempo así lo permite. Lo mismo ocurre en el lote XVII donde un camino secundario tiene más de un metro de agua y eso hace imposible llegar a las líneas con nuestros vehículos”, explicó.
“Por lo general nos asiste algún chacarero, como ya lo han hecho Alberto Riestra y Domingo Heck con sus tractores. Hay predios rurales con dos fases, esperamos resolver estos inconvenientes lo más rápido posible siempre y cuando se pueda circular”, continuó.
No obstante, afirmó que hoy “es muy complicado transitar por los caminos como todos los usuarios rurales o los prestadores de servicios saben, tratamos de buscar vías terrestres alternativas y esto hace que un servicio de 10 kilómetros se alarga el doble o más y en algunos casos se dificulta llegar, en otros recibimos el auxilio de algún productor”.
En estas circunstancias “es muy arriesgado el trabajo, los operarios de redes han parado líneas dentro del agua y de modo manual porque no pasaba la grúa, de alguna manera estamos tratando de atender cada situación porque comprendemos que es muy angustiante cuando una persona se queda aislada en el campo y sin luz”.

Daños millonarios.
Antes de las continuas lluvias torrenciales, el área de cobertura rural de la CEW había sido duramente castigada por tres fenómenos climáticos, dos se produjeron en diciembre de 2016 y uno en enero de este año. Este último fue de tal magnitud que produjo daños millonarios.
La compañía aseguradora está liquidando las indemnizaciones correspondientes y el gobierno provincial otorgó un subsidio de 300 mil pesos, que fue gestionado por el municipio. Los usuarios rurales abonan 620 pesos por medidor en concepto de seguro de líneas.
“Las cooperativas de Quemú Quemú, Ingeniero Luiggi, General Pico, Victorica, Santa Rosa, Eduardo Castex, Colonia Barón más empresas privadas nos dieron una mano enorme para reparar unos 80 kilómetros de líneas. Después aparecieron las inundaciones, por lo tanto es lógico que algunas de esas estructuras que se pararon, como no hay suelo han cedido, ladeado o corrido en sectores puntuales. Ante estos hechos imprevistos hay que trabajar con mucho cuidado para que no ocurra ninguna desgracia”, señaló el cooperativista.

La factura de luz, más cara.
Los usuarios de la CEW están pagando la factura de luz del período 2/2017 mucho más cara con respecto al mes anterior. Camps explicó que en enero de este año los empleados no tomaron el estado de la energía porque estuvieron abocados a la reparación de las líneas rurales, entonces a cada usuario se le facturó una determinada cantidad de kilowatts estimados con la tarifa del año 2016, pero ese consumo no fue el real.
En febrero, registraron el estado real del medidor, que incluía los kilowatts que no se habían anotado el mes anterior. Ese consumo se facturó con el nuevo cuadro tarifario establecido por la Administración Provincial de Energía (APE), que presenta un aumento en todas las categorías.
Además, si el total de kilowatts consumidos en cada domicilio es superior al del mismo período de 2015, el usuario sufre una penalidad económica, porque así lo establece una reglamentación nacional. Todo esto hizo que el total de la factura, por única vez, se elevara considerablemente.
“Estamos atendiendo todos los casos, no somos reticentes a resolver cada situación particular, tampoco queremos que la cooperativa pierda los kilowatts que no se facturaron en su momento”, dijo Camps, quien aseguró que los operarios ya tomaron el estado real de marzo y las boletas serán menos costosas.