Camioneros aceptaron acuerdo

(General Pico) – “El conflicto era sencillo de destrabar si había ganas de trabajar y no de imponer soberbia”, indicó ayer Juan Artigas luego de que finalizó el desacuerdo entre los asociados a la Cámara de Transportistas de La Pampa (Catrap) y la firma Cargill.
El representante gremial indicó que en esta ciudad se adjudicarán 540 viajes mensuales hasta fines de noviembre o principios de diciembre y volverán a negociar con la cerealera para el transporte que se realizará con la cosecha fina 2014 y la gruesa 2015.
El representante camionero, del grupo de trabajadores que mantuvo un acampe frente a la planta de Cargill por 20 días, manifestó a LA ARENA que el pasado martes hubo rumores sobre la intención de retomar el diálogo por parte de la empresa, aunque para evitar generar falsas expectativas esa información no se retransmitió y esperaron a tener certezas.
En la mañana del viernes llegó a esta localidad Facundo Gallo, gerente comercial zonal de la firma, y a las 18 de ese día los transportistas fueron convocados a una reunión. El encuentro se concretó a las 21 y finalizó con el presente acuerdo.
Artigas señaló que el arreglo “no era el mejor que se podía hacer” pero desde el sindicato y los mismos trabajadores se decidió ceder un poco para mostrar una intención de acercamiento entre las partes.
A partir de ayer se levantó la medida de protesta que estaba asentada frente a la sede de calle 416 y 401 en cercanías del barrio federal, y los transportistas volvieron a la actividad. El gremialista manifestó que el deseo de los camioneros es “andar en las rutas” y mantener su actividad laboral, por lo que ya comenzaron a realizar algunas cargas.
Sin embargo, Artigas resaltó que esperan volver a tener una reunión entre noviembre y diciembre como prometieron desde la cerealera.

Ofrecimiento anterior.
La reunión para destrabar el conflicto se esperó en principio para el lunes 15 de septiembre, pero finalmente no se realizó. Solo hubo una comunicación telefónica en la cual se propuso a Catrap un ofrecimiento que de1.200 viajes para un trimestre, el cual fue rechazado.
La cámara, que actuó en representación de un 50 afiliados, fue tomando las decisiones del reclamo mediante asambleas. Y la medida de fuerza fue acompañada con los camioneros con el asentamiento en el ingreso de la planta de Cargill y quema de gomas. Se trató de la presencia pacífica de los trabajadores afectados.
El problema de fondo, sobre la cantidad de viajes, alertó también a los empleados ferroviarios por temor a ver afectada su fuente laboral. Ya que el tren de carga se lleva el 60 por ciento de los viajes que parten desde la cerealera, porcentaje que fue pautado por convenio. Pero ese sector del transporte no tuvo mayores inconvenientes.