Caza menor: secuestran armas y elementos

SE REALIZO UN ALLANAMIENTO EN UNA ARMERIA CENTRICA DE EDUARDO CASTEX

La policía secuestró una importante cantidad de elementos en una armería del centro castense. Estarían vinculados con una investigación que se lleva adelante por el arribo de cazadores extranjeros que violan las legislaciones de Conservación de la Fauna Silvestre de La Pampa.
Personal de la Comisaría departamental de Eduardo Castex y la división de Seguridad Rural de la Unidad Regional I de Policía realizó ayer un allanamiento en una armería céntrica, donde secuestraron armas de fuego, una importante cantidad de cajas de municiones y el CPU de una computadora, indicaron fuentes extraoficiales. El procedimiento se concretó poco después del mediodía, y está relacionado con una causa judicial que se inició en localidades del oeste pampeano por la caza menor, y lleva adelante la fiscalía de Victorica a cargo de Alejandra Moyano.
Las fuentes consultadas indicaron que la investigación “surgió hace ya un tiempo”, y se realizaron procedimientos en algunas localidades oesteñas. La relación del armero castense sería la provisión “de armas y municiones y material que se utilizaba para la caza menor” en campos pampeanos.
“Acá venían cazadores extranjeros -fundamentalmente de Estados Unidos- que contrataban los servicios a una empresa de Paraguay, y los traían a campos de La Pampa para practicar la caza menor.
Los datos recabados por esta corresponsalía indican que el procedimiento policial “tuvo resultado positivos”. Las fuentes consultadas indicaron que secuestraron cuatro escopetas, el gabinete de una computadora y “una importante cantidad de cajas de municiones” que no estarían registradas legalmente.

Caza ilegal.
La investigación policial y judicial comenzó en los primeros días del mes de julio, cuando el personal policial de Telén y Seguridad Rural de la URI de Santa Rosa realizaron tres allanamientos por infracciones a la Ley de Fauna Silvestre.
Uno de los allanamientos se realizó en un hotel de Telén y los dos restantes en un domicilio de Carro Quemado y en un campo de Luan Toro. Allí tres personas quedaron detenidas, al día siguiente prestaron declaración ante la fiscala Alejandra Moyano de Victorica y después recuperaron la libertad, pero quedaron imputadas por violar la Ley de Conservación de Fauna Silvestre. Los implicados son dos argentinos oriundos de la zona oeste de La Pampa y un uruguayo.
Los acusados formarían parte de una empresa con asiento en el departamento Loventué, que se dedica a la caza de palomas y perdices. Estarían ejerciendo la actividad de manera ilegal porque, según los investigadores, “no están inscriptos como operadores para este rubro en Recursos Naturales, requisito fundamental”.
Según determinaron “embolsarían grandes sumas de dinero al recibir a cazadores, en su mayoría, de origen norteamericano. En los allanamientos secuestramos una importante cantidad de municiones”.