Cinco demorados por un incendio en Pico

Prender fuego un automóvil o una moto se ha vuelto una modalidad recurrente como resultado de robos y hurtos o apelando a una suerte de “revancha” de algunas personas del ambiente delictivo. En lo que va del año ya se registraron varios casos.
Otro vehículo fue incendiado en el marco de un hecho ilícito en esta ciudad. Durante enero fueron tres los rodados dañados y dos de ellos quedaron inservibles. Por estos episodios, hay menores de edad implicados.
El caso más reciente ocurrió en la madrugada de ayer cuando cinco personas fueron demoradas como sospechosas por prender fuego un Renault Twingo color rojo.
El incendio se produjo a las 4.30 en las calles 109 y 102, del barrio José Ignacio Rucci. Un vecino vio que el vehículo se estaba quemando, llamó a la policía y avisó a los dueños del auto.
Cuando llegó el patrullero de la Comisaría Tercera, los efectivos comenzaron a tratar de combatir las llamas con un matafuego. Con la llegada de los Bomberos Voluntarios el incendio fue mitigado completamente.
Las primeras pistas en cuanto a cómo sucedieron los hechos indicaron que el automóvil fue empujado, de forma silenciosa, para bajarlo de la entrada de vehículos del domicilio de la familia propietaria. Una vez en la calle lo desplazaron unos 40 metros. Entonces le rompieron la luneta en el sector lateral izquierdo y encendieron el sector del conductor. A partir de allí las llamas fueron ganando todo el asiento y el panel frontal.
La policía comenzó con la investigación y en pocos minutos logró al demora de cinco personas que residen en la zona. Se trata de tres menores y dos adultos, todo masculinos, que son conocidos en el barrio y que ya han sido vinculados a otros hechos delictivos.
Desde la Comisaría Tercera confirmaron que algunos de ellos tienen causas por delitos contra la propiedad y amenazas, y que conforman una especie de “barra” que molesta a los vecinos. Los menores fueron derivados a la Comisaría Cuarta.

Otros casos.
El 16 de enero dos hombres fueron demorados por el hurto de un Renault 9, el cual fue sustraído en General Pico y llevado desde el barrio Ferro hasta Trebolares, a unos 20 kilómetros, donde fue incendiado.
Los sospechosos fueron aprehendidos cuando intentaban escapar por la ruta, e iban a bordo de una moto también hurtada.
El hecho se produjo alrededor de las 6.30, cuando el encargado del destacamento Trebolares, el sargento Daniel López, se encontró con dos hombres en actitud sospechosa que no se detuvieron ante el pedido del efectivo y emprendieron la huida.
Mientras vecinos de la localidad se percataron de un incendio, se trababa del Renault 9 color azul, el cual habían prendido fuego hacía unos instantes. Las llamas se propagaron desde el capó hacia el resto del rodado con pérdidas totales.
El sargento López con móviles de la Comisarías Segunda y Primera detuvieron a los motociclistas en la Ruta provincial 1.
La mujer dueña del Renault, de apellido Gutiérrez, explicó que el delito se cometió mientras ellos dormían. Presuntamente, el rodado fue empujado hacia afuera de una cochera abierta en las calles 302 y 305.
Tiempo antes, el 2 de enero, una Motomel 110 centímetros cúbicos -patente 818 DTH-, fue destruida totalmente por la llamas en el barrio Malvinas. La motocicleta estaba ubicada en la calle 300 entre 5 y 7, donde su dueño la había dejado estacionada y autores desconocidos la prendieron fuego.