Cobran sueldos con atraso

RECLAMO DE LA FUNDACION DE BARRERAS SANITARIAS

(General Acha) – Hasta el mediodía de ayer, los trabadores de la Funbapa con sede pampeana en La Adela, permanecieron en estado de reclamo que por una parte demandaba el pago de los haberes de su última mensualidad. La protesta se hizo mediante la modalidad de “retención de servicio”, según revelaron fuentes gremiales.
El delegado gremial por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Walter Vertmuller, llegó a calificar como “nefasta”, a la administración de la Fundación a lo largo de 20 años. A través de un vocero autorizado dijo que “parecía una dictadura”, con aprietes y despidos de personal en forma indiscriminada, lo cual derivó en el primer juicio por persecución laboral en la provincia de Río Negro.
A su vez, la Funbapa llegó a tener un déficit económico de 90 millones de pesos, porque las provincias dejaron de aportar su coparticipación. “Esto significa casi la quiebra de esta tercerización del Estado”, puntualizó.
Por lo que considera como precarización laboral, la acción gremial de la ATE pretende revertir la distribución de la masa salarial. “En los últimos meses en reiteradas oportunidades se nos abonó en cuotas y muy fuera de término”, declaró Vertmuller.

Precarización.
El delegado también fue áspero al criticar la intervención del gremio de Personal Civil de la Nacional (UPCN), el cual pudo haber sido apenas un espectador cuando en la jefatura de la Funbapa se repartirían sueldos de bolsillo de 40 mil pesos más abultados viáticos y hasta un equivalente a lo que por recibo cobra la Presidenta de la Nación.
“Se cree que el director supera los cien mil pesos en sus ingresos cuando un empleado trabaja en puestos totalmente precarizados a lo largo de la Patagonia en condiciones pésimas y con sueldos muy bajos”, remarcó.
El reclamo prosperó cuando el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, por resolución 422/2014 retomó las funciones de control sanitario y con ellos recuperar los puestos y toda su infraestructura como también absorber al grupo de empleados que realiza tareas hasta el momento para el día 1 de enero del 2015.

Descuento compulsivo.
Vertmuller también historió que tiempo atrás, cuando los operarios ingresaban a la Funbapa “de forma obligatoria y compulsivamente les hacían un descuento gremial a UPCN, algo que ningún trabajador había solicitado mediante afiliación ni nada por el estilo”.
Por eso, la reacción llevó a los trabajadores a respaldarse en ATE. “Desde ese momento comenzamos con petitorios” contra una precarización laboral.
Sin obtener respuestas de la patronal, los obreros resolvieron realizar medidas de fuerza en la mayoría de los puestos de control sanitario, testimonió el gremialista.