Comenzó debate contra un policía

Durante la primera jornada declararon la madre y la hermana de la mujer que fue amenazada de muerte. También lo hizo la dueña de la peluquería, una empleada y una clienta. El debate cerrará hoy luego que comparezcan ante el juez varios policías.
(General Pico) El efectivo policial Jonatan Ansaloni se abstuvo de prestar declaración en el debate oral y público que comenzó ayer a la mañana en los tribunales piquenses, en el cual se lo investiga por el delito de “amenazas agravadas por uso de arma de fuego y lesiones leves en concurso real”.
El hecho que se juzga ocurrió el 14 de diciembre de 2012, cuando el acusado ingresó a la peluquería, ubicada en la esquina de las calles 15 y 30 del barrio Pacífico de esta ciudad, en la que trabaja su ex pareja, y tras amenazarla con un arma de fuego ante la vista de las clientas y de la titular del comercio, le pidió que le entregara el niño que nació producto de la relación que mantuvieron. Luego, cuando le fue entregado el pequeño, guardó el arma que portaba, y se retiró del salón a bordo de un automóvil particular, ante la pasividad de sus compañeros de fuerza.
En la primera jornada del debate que coordina el juez de audiencia Fabricio Losi, la perjudicada, Jésica Arriola, respondió durante poco menos de una hora, las preguntas que le formuló en primer término el representante del Ministerio Público Fiscal, Alejandro Gilardenghi, y el abogado defensor Armando Agüero, después. El imputado se abstuvo de declarar, y en varias oportunidades debió dejar el recinto, ante el pedido expreso de algunos de los testigos aportados por la fiscalía.

Golpes y amenazas.
En primer término dio su versión de los hechos la damnificada, que trabaja como empleada en la peluquería en la cual fue atacada y amenazada por el padre de su hijo. Luego testificó la hermana de la víctima, quien en el momento del ataque llegó al salón de belleza a bordo de un en un remís, para entregarle el niño a Ansaloni.
La joven declaró que encontró a su hermana golpeada y que los efectivos que llegaron al lugar, no hicieron nada para detener el acusado, y lo dejaron ir junto a su hijo, luego que guardara en su cintura el arma de fuego con la cual había amenazado a su ex pareja.
La madre de la víctima, Edit Puchetta, manifestó ante el magistrado que horas antes que ocurrieran los hechos que se investigan, se comunicó en reiteradas ocasiones a través de mensajes de texto con Ansaloni.
“Averiguá dónde está el nene porque si no, se arma”, le habría manifestado el acusado. Además mencionó que acompañó a su hija a radicar la denuncia policial a la Comisaría Cuarta donde funciona la Unidad de Género, y luego al Hospital Centeno. Tras el ataque que sufrió en su lugar de trabajo, su hija le contó que el acusado le apoyaba un arma de fuego en la frente y le apretaba el cuello mientras la amenazaba de muerte si no le entregaba al niño.
También prestó declaración la titular de la peluquería, que es pareja de un tío del imputado, otra empleada del local y una clienta, que se estaba atendiendo en el momento en el que irrumpió el imputado.
Durante la segunda jornada que se llevará a cabo hoy a partir de las 8, el juez le tomará declaración a Mauro Bertone, titular de la Comisaría Segunda de esta ciudad, a Silvina Alvarez de Criminalística de la UR II y a Silvia Pastrana, psiquiatra del hospital piquense.
También declararán en calidad de testigos, otros efectivos policiales y una joven clienta que estaba en la peluquería, en el momento del hecho.
El imputado fue apartado de sus funciones y puesto en condición “pasiva”, por la Jefatura de la Policía, hasta tanto se expida la Justicia local.

(