Condenado por amenazas

PIQUENSE ACUSADO GOZABA DE LIBERTAD CONDICIONAL

En el marco de un debate que se realizó la semana pasada, el juez lo condenó por amenazar a su padre y romperle la puerta de su casa mediante un hachazo. En diciembre de 2010, cuando era cuidador del sector privado de la laguna, mató a un joven tras dispararle con una escopeta.
Carlos Pellegrino, juez de audiencia de la segunda circunscripción judicial de la provincia con asiento en esta ciudad, condenó ayer a la mañana a un mecánico piquense, que de un hachazo, le rompió la puerta de ingreso al domicilio de su padre, tras haber mantenido una discusión por cuestiones económicas. El imputado gozaba de libertad condicional luego que fuera condenado por haber matado a un vecino de la ciudad, cuando se desempeñaba como cuidador del área privada de la Laguna La Arocena de General Pico.
El magistrado condenó a Oscar Guillermo Moltaneve (51), por el delito de Amenazas calificadas por el uso de arma, a un año de prisión y le unificó la pena con la que le fuera impuesta por la Cámara en lo Criminal el 13 de diciembre de 2011, componiendo así la condena única de cuatro años y ocho meses de prisión de cumplimiento efectivo, revocando la libertad condicional de la que gozaba.
El imputado había sido condenado por el delito de “Homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, amenazas y lesiones leves”, tras haber matado a Osvaldo Echeverri, a quien le disparó con una escopeta el 10 de diciembre de 2010. Echeverri junto a otros jóvenes había asistido al Club de Caza y Pesca que funciona en la laguna local, de donde Moltaneve era el encargado y cuidador del predio. Tras haber mantenido una discusión con el grupo de jóvenes por el pago del uso de las instalaciones, el cuidador tomó una escopeta, fue hasta el muelle e hirió a Echeverri, a quien los perdigones le causaron perforaciones múltiples y traumatismo de abdomen. El joven falleció el 6 de febrero de 2011, luego de haber sido sometido a varias operaciones.

Juicio por amenazas.
Durante el debate que se realizó días atrás, la acusación la llevó adelante la fiscal Verónica Campo y la defensa la ejerció el abogado Luis Emilio Martín. La funcionaria judicial había solicitado durante los alegatos finales, que la fiscal calificó el hecho como Amenazas calificadas por el uso de arma y peticionó que al momento de sentenciar se lo declare autor del hecho relatado y se le aplique una condena de un año de prisión efectiva.
Asimismo pidió que se revoque la libertad condicional otorgada desde el día 9 de abril de 2017 por el juez de Ejecución Penal, Jorge Mauricio Pascual y se unifique con la pena que le resta cumplir del fallo.
El defensor, en cambio, al momento de alegar se pronunció por la absolución de su defendido.
El hecho que se debatió la semana anterior a lo largo de una única audiencia en los tribunales piquenses, ocurrió el 10 de septiembre de este año, en dicha oportunidad el imputado mantuvo una fuerte discusión con padre. Luego el imputado se presentó en el domicilio de su progenitor, y con el fuerte golpe de un hacha, le ocasionó daños a la puerta de ingreso.
Durante el debate declaró el acusado, quien negó haber amenazado a su padre. También se recibió el testimonio del denunciante, quien dijo que su hijo le dañó la puerta de ingreso de un solo golpe con un hacha.
Además declararon dos sobrinos del imputado, personal policial de la Comisaría Tercera, un vecino del lugar y una psicóloga del Poder Judicial. También declaró el psiquiatra Marcos Koncurat, en calidad de perito forense y la hija del acusado.