Condenaron a los 3 imputados

(General Pico/Agencia)
Los dos hombres recibieron la pena que había pedido la fiscal Ivana Hernández. La mujer, en carácter de partícipe necesaria, fue condenada a dos años y seis meses de prisión. Los autores del ilícito se llevaron 15.400 dólares y 12 mil pesos de la vivienda del matrimonio luiggense.
El tribunal que presidió el juez de audiencia Florentino Rubio y del que también formaron parte, Fabricio Losi y Carlos Pellegrino, condenó ayer al mediodía a la pena de siete años de prisión efectiva a Marcelo Suárez y a Claudio Fernández, los dos principales imputados en el violento asalto del que fue víctima una familia oriunda de la localidad de Ingeniero Luiggi, en el interior de su domicilio. Además condenó a la pena de dos años y seis meses de prisión, a Silvana García, prima del damnificado, tras comprobarse su participación secundaria en el hecho.
De la lectura de sentencia que se realizó, ayer después del mediodía, en la sala 1 de los tribunales locales, participaron los imputados, acompañados por sus defensores, Armando Agüero y Emilce Montenegro.
La Justicia piquense condenó a la pena de siete años de prisión a Claudio Fernández y a Marcelo Suárez, tras encontrarlos responsables del delito de robo agravado por el uso de arma de fuego, en el hecho que se concretó en la madrugada del 4 de junio del año pasado cuando tres personas se llevaron una suma de 15.400 dólares y otra de 12 mil pesos, del domicilio que habitan Mariano Renaudo y Yanina Barbero junto a su pequeña hija, tras reducir y amenazar a sus moradores.
La representante del Ministerio Público Fiscal, Ivana Hernández, en el marco de la última audiencia del debate oral y público que se llevó a cabo semanas atrás, había solicitado que se condenara a Suárez y a Fernández, a la misma pena que dictó el tribunal. Además había pedido una condena de tres años de prisión en suspenso para García, tras entender que tenía un conocimiento previo del hecho que iba a cometer Suárez, quien es su pareja, y que tuvo “un aprovechamiento del botín” del robo. La mujer además deberá fijar residencia y someterse al cuidado de un patronato.

Pedido de Fiscalía.
Durante la lectura de los alegatos finales, la Fiscalía argumentó que en el debate que se desarrolló a lo largo de cuatro jornadas, quedó acreditado que tanto Suárez como Fernández viajaron desde la ciudad de Buenos Aires hasta I.Luiggi, con el propósito cometer el ilícito en la vivienda en la cual viven Renaudo y Barbero junto a la pequeña hija de la pareja.
Hernández también explicó que los asaltantes, minutos después de cometer el hecho, se comunicaron de manera telefónica con Suárez, y que dicha comunicación fue tomada por la antena de Rancul, de lo cual se desprendió que el imputado se encontraba entre Luiggi y Realicó. También refirió que el hecho que damnificó al joven matrimonio luiggense, “no fue casual”, puesto que existió una “planificación previa” y que los autores tenían un “conocimiento de la existencia del dinero”.
El defensor de Suárez y de Fernández, el abogado piquense Armando Agüero, había pedido la absolución de Suárez, y la pena mínima prevista por el delito de robo agravado para Fernández, tras argumentar que confesó la autoría del hecho en el inicio del juicio y que no tiene otros antecedentes. Además, Emilce Montenegro, había pedido la absolución de su defendida, Silvana García.