Conflicto de tierras va al Superior Tribunal

LUCHA DE UNA FAMILIA

Guillermo Vicente y familiares continúan con la lucha por conservar unas tres hectáreas de tierra que hace muchos años su familia viene utilizando para criar animales y sembrar.
Ahora su causa va por dos procesos uno en lo penal para que se mantenga una medida cautelar de no innovar y Vicente pueda seguir en las tierras, ya que el año pasado un importante grupo de policías acompañó la decisión del municipio de derribar los alambrados y comenzar a hacer cambios en la propiedad.
La otra tiene que ver con la definición de posesión de las tierras que también tiene que realizar la Justicia.
Las partes del conflicto son la familia Vicente, que hace uso de esos terrenos desde tres generaciones atrás, y el municipio que tramitó la prescripción administrativa de la propiedad y la destinó para la construcción de un SUM.
“Es muy desigual luchar contra el poder del Estado”, dijo Raúl Quiroga quien representa al vecino de Dorila.
El letrado aseguró que siendo una localidad pequeña en la que la familia Vicente vive desde siempre todos los pobladores son testigos de la posesión. Y sus clientes tenían al día el pago de impuestos pero como ocurre con muchos pobladores a veces no avanzan con los trámites para tener la posesión de las tierras con todos los documentos que exige la ley.
El letrado indicó que este mismo procedimiento de expropiación la comuna lo viene realizando y verificaron en catastro que ha prescrito con esa modalidad más de 10 hectáreas y las ha vendido en parcelas con un valor de 200 mil pesos.
Quiroga dijo que no descarta que haya presiones políticas de por medio, pero espera que las pruebas a presentar y los testigos sean considerados por la Justicia.