Construirán una residencia

AYUDAN A MUJERES QUE TIENEN HIJOS INTERNADOS

(General Pico/Agencia) Además de algunos casos de enfermedades complejas y tratamientos, la mayoría de los menores que tienen internaciones prolongadas en el hospital local son bebés prematuros. Y con el proyecto de la residencia las madres de esos pequeños podrán permanecer cerca de sus hijos.
La residencia de madres del Hospital Gobernador Centeno es un proyecto que fue pensado hace varios años y en el 2014 logró el apoyo del gobierno provincial y la obra fue a licitación con un presupuesto de 1.917.466 pesos.
En el 2015 comenzaría la edificación de la casa, con una superficie de 120 metros cuadrados, que forma parte de las expectativas que tiene el centro de salud del norte de La Pampa.
El médico Daniel Irrazábal, jefe del Servicio de Neonatología, indicó que solo algunos hospitales tienen residencias pero aquí será una prioridad por la atención regional y además porque muchos de los bebés que permanecen internados necesitan mantener el vínculo con sus progenitoras.
En una visita al hospital, y desde las ventanas del pasillo de neonatología, ya se puede ver el espacio que será destinado a la residencia y que estará cerca del área donde internan a los menores.

Ambiente hogareño.
Una de las características que tendrá la residencia es la de recrear un “ambiente hogareño”. Allí podrán quedar alojadas entre seis y ocho madres, que según las estadísticas del hospital es un número adecuado de plazas. En la casa habrá una sala de estar en el ingreso que servirá para recibir a familiares que llegan de visita, además contará con un salón más amplio para encuentros informales y también para llevar a cabo propuestas de talleres destinados a las alojadas allí. Irrazábal explicó que ese no es un detalle menor teniendo en cuenta que algunas mujeres permanecerán por varios meses y esas actividades de aprendizaje y entretenimiento les darán una ocupación por fuera del cuidado de sus pequeños.
Dentro de la residencia se planificó un dormitorio grande para compartir, con espacio para varias camas y un baño general. Aparte habrá una habitación privada para albergar a alguna madre que ya esté con su niño pequeño en una etapa intermedia entre la internación y el alta domiciliaria que tendrá su cocina y baño privado.
El resto de los ambientes compartidos serán: Otra cocina, un lavadero con patio cerrado y un tercer baño destinado a visitas. Según manifestó el médico, esa estructura se adapta las necesidades locales.

Candidatas.
Las mujeres que serán consideradas para alojarse en la residencia deberán tener, como condición obligatoria, una necesidad de alojamiento por la internación prolongada de sus hijos y no contar un lugar próximo al hospital para quedarse, ya sean de otra localidad o no. Irrazábal explicó que más de la mitad de los menores internados son bebés prematuros los cuales deben estar cerca de sus madres.
En la residencia se les proveerá alimentos, sábanas, toallas, etc. Pero el mantenimiento de la casa en cuanto a limpieza de las habitaciones dependerá de las residentes. Si bien el funcionamiento se irá evaluando para determinar normas de convivencia, se espera que haya responsabilidad por parte de las madres y que realicen algunos quehaceres.
Además habrá que determinar una supervisora del servicio de alojamiento y se podría sumar a este proyecto un voluntariado.
Pero los detalles de funcionamiento todavía están definiéndose ya que la obra de construcción de la residencia demandará aproximadamente un año.