Contra todo tipo de violencia

SE REUNIO EL CONSEJO SUPERIOR EN GENERAL PICO

En su reunión ordinaria de hace unos días, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de La Pampa aprobó una declaración sobre “Política Institucional contra todo tipo de Violencia” que incluye un protocolo diagramado para eliminar la violencia del ámbito de la universidad pampeana. La política apunta a “conductas o manifestaciones de violencia en todos sus tipos y modalidades”.
El encuentro se desarrolló en el ámbito de la Facultad de Ingeniería con sede en General Pico, la 16 reunión ordinaria del Consejo Superior de la UNLPam, la que fue presidida por el vicerrector Hugo Alfonso. La medida más importante aprobada fue la “Política Institucional contra todo tipo de Violencia”.
Esta se basa en que “la comunidad universitaria de la UNLPam demanda la necesidad de contar con políticas y programas institucionales para la visibilización, sensibilización, prevención y erradicación de la violencia en el ámbito de la Universidad”.
Los actos de violencia, expresa su fundamentación, “provocan inestabilidad en los procesos educativos afectando las trayectorias” y llevan a establecer “relaciones de trabajo no enmarcadas en el respeto, la igualdad y la solidaridad”.
La política institucional de carácter integral sancionada “procura coordinar el accionar de los diferentes actores de la comunidad universitaria estableciendo como punto de partida, las directrices básicas con relación a la visibilización, sensibilización, prevención y erradicación de la violencia en el ámbito de la UNLPam”.

Compromisos y acciones
En ese marco la universidad pampeana asumió el compromiso de “establecer y financiar procesos permanentes y sistemáticos de divulgación, sensibilización, investigación, y coordinación con instancias institucionales, estatales, nacionales y extranjeras, para la prevención y sanción de actos de cualquier tipo de violencia”.
Para ello la UNLPam creará las instancias académico-administrativas idóneas para trabajar en esta política institucional.
El compromiso incluye la verificación “dentro de los parámetros jurídicos existentes, los procedimientos que permitan resolver denuncias por todo tipo de violencia, en plazos razonables y que garanticen el respeto a los derechos de las partes en el proceso disciplinario”.
En caso de determinación de responsabilidad disciplinaria de la persona denunciada, garantizará la imposición de sanción pertinente, sin perjuicio de otras acciones legales que puedan tomar las víctimas.

Prohibición absoluta.
Para la UNLPam, cualquier forma de violencia es un “fenómeno que reclama un abordaje interdisciplinario” mientras considera a “las conductas o manifestaciones de violencia en todos sus tipos y modalidades como práctica contraria a los valores e intereses institucionales de la UNLPam”.
En los principios orientadores también se expresó el respeto a la igualdad de trato y la prohibición absoluta de toda forma de violencia por razón de género, edad, discapacidad, ideología, condición económica, académica o laboral, orientación sexual, religión, color de piel, origen nacional o étnico, estado civil u otra/s forma/s de violencia”.

Compartir