Cruce por retiro de carteles

COPPO ACUSO DE PERSECUCION POLITICA AL MUNICIPIO

(General Pico) – En el marco de la campaña electoral de cara a las PASO que se desarrollarán el próximo 13 de agosto, el radicalismo piquense acusó al municipio local de incurrir en la “persecución política, la censura y la proscripción”. El detonante de estas acusaciones fue el retiro de cartelería política de la que aseguró la comuna piquense, estaba en infracción con la normativa vigente.
“Los militantes de la Unión Cívica Radical de General Pico que acompañamos la candidatura a diputado nacional de Martín Berhongaray queremos dejar expresado la persecución política, censura y proscripción a la cual estamos siendo sometidos. Responsabilizamos y acusamos de dicha persecución en primer término al Intendente Juan José Rainone y a los artífices materiales de la misma como son, el secretario de Hacienda y Desarrollo Económico Ricardo Biglia y al director de Habilitación y Control Diego Martín Serralta”, expresó el edil local y vicepresidente del Comité Provincial de la Unión Cívica Radical, Guillermo Coppo.
Además agregó: “Desde el 2005 en la ciudad existe la Ordenanza 29/05, que regula la actividad publicitaria. En cada campaña electoral que hemos llevado adelante hemos sido sumamente respetuosos de la misma y hemos erradicado desde nuestras filas las pintadas y pegatinas que ensucian y dañan a la ciudad. Pero cada elección desde el oficialismo hacen una libre interpretación de dicha ordenanza, variando su aplicación y, los partidos opositores debemos estar atados al antojo del funcionario de turno. En elecciones pasadas desde la municipalidad se han organizado reuniones con referentes de distintas fuerzas políticas para coordinar y ponernos de acuerdo sobre cómo llevar adelante la propaganda política”.

Campañas anteriores.
Coppo refirió que en el transcurso de la semana, personal municipal retiró de la vía pública la cartería de Berhongaray, acción que fue ordenada por Diego Serralta, responsable del área de Habilitación y Comercio, a la vez que subrayó que en ningún momento se les indicó al sector que representa, que debían retirar los carteles y pasacalles.
El edil recordó que en la campaña previa a las elecciones de 2015, “a lo largo y ancho de la ciudad nos encontrábamos con cartelería del entonces candidato a gobernador Carlos Verna y aunque suene reiterativo la ordenanza 29/05 se encontraba con la misma vigencia que hoy”.
El dirigente radical cargó con dureza contra el jefe comunal de la ciudad, al referirse a “su necedad política de no dejar expresar libremente a otras fuerzas” y dijo que no van a ser acallados.
“Los militantes políticos que acompañamos a Martín Berhongaray en esta campaña le decimos al Intendente Rainone y su séquito de funcionarios, que por más que lo intenten, no van a acallar nuestras voces, que vamos a llegar a cada vecino piquense de todas maneras y que vamos a seguir en la lucha por que los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan”, finalizó.

Trasladar la culpa.
La respuesta desde el municipio llegó a través de Serralta, quien en primer término desmintió que hubiera “alguna persecución contra Coppo y el partido que representa”, a la vez que expresó que hubo un desconocimiento de la legislación vigente por parte del edil.
“Acá hubo un problema de comunicación y de desconocimiento de una normativa porque en la ordenanza que regula la publicidad permitida, los puntos 2 y 3 explicitan cual es la publicidad permitida y la no permitida. Incluso en algunos artículos del capítulo 11 de la Tarifaria expresa que aquellas cartelerías que no sean declaradas en el municipio, son una publicidad no permitida. Entonces sacamos los pasacalles que están prohibidos en cualquier lugar y después sacamos los carteles que están en las columnas de alumbrado público, que estamos hablando de la estructura pública”. Y agregó “no estamos haciendo más que cumplir con una ordenanza que Coppo debería conocer por el hecho de desempeñarse como concejal y acá hay una intención de trasladar la responsabilidad de la infracción. El infractor es él, que tendría que haber leído correctamente la ordenanza. El concejal está tratando de trasladar la culpa”.