“Dan ganas de llorar”, dijo el capataz de campo

MUERTE DE VACUNOS POR ALTAS TEMPERATURAS

(General Pico) – Ceferino Orueta, el capataz del establecimiento rural ubicado entre General Pico e Intendente Alvear, donde días atrás se registró la muerte de 66 novillos producto de la altísimas temperaturas, manifestó que en todos sus años de trabajo en el campo nunca vio “algo así”, y señaló que al resto de los animales los trasladó cerca del casco del predio, donde hay una arboleda.
“Es una cosa que ojalá nunca más me pase. Son cosas que pasan que no se puede hacer nada. Te dan ganas de llorar”; dijo Orueta. El encargado del predio rural “Don Félix” dijo que una vez que encontró a los animales muertos llamó al veterinario de manera urgente, y que cuando llegó el profesional ya no había nada por hacer.
También contó que luego se juntaron los cadáveres de los animales en un lugar cercado por un boyero, y se dejaron a la espera que se sequen. Luego se juntarán los huesos.
El trabajador, en diálogo con LA ARENA, también contó que en otros predios de la zona también se habrían registrado una importante mortandad de animales, provocada por la ola de intenso calor.
Respecto a los animales que quedaron vivos en el campo, indicó que los sacó del cuadro en el que estaban y los trasladó al lado del casco, donde hay una arboleda en la cual pueden aprovechar la sombra para guarecerse del calor.
“Tuve que sacarlos del lote y traerlos cerca de la casa en un lugar donde hay plantas”, dijo.
Por último, señaló le dio una pena muy grande e incluso que sintió “ganas de llorar” cuando vio tantos animales muertos.
“Se pueden morir uno o dos empastados por no tantos como se murieron. Te agarra una desesperación enorme, es una cosa desoladora”, dijo.