Demoraron a un sospechoso

ALLANAMIENTOS POR ABUSO DE ARMA E INTENTO DE HOMICIDIO

(General Pico) – La Comisaría Primera lleva adelante la investigación de dos causas vinculadas con balaceras ocurridas desde el domingo hasta mediados de la semana. La policía encabezó ayer una serie de allanamientos en colaboración con el Grupo Especial y el resto de las dependencias policiales logrando demorar a uno de los sospechosos. El comisario Alfredo Rebichini señaló ayer que están trabajando en dos situaciones paralelas y que hay pedido de captura para otras dos personas.
El miércoles al mediodía, se reportaron disparos en calle 4 y 111 donde los vecinos advirtieron a la policía y uno de los residentes de la zona encontró que una bala había impactado en su automóvil. Por esa causa hubo un procedimiento en el transcurso del mismo día en calle 2 bis entre 107 y 109. El joven al que buscaban, por haber manipulado un arma de fuego y realizar los disparos, está identificado, pero no fue hallado y tiene pedido de captura.
En tanto que se produjo una balacera el domingo 10 de enero, por la tarde, en calle 20 entre 113 y 115. Allí hubo un intento de homicidio, por el cual se radicó la denuncia correspondiente. Y solo a ese hecho corresponden los allanamientos de ayer.

Allanamientos.
La investigación policial, en conjunto con la fiscal Natalia Mariani, avanzó ayer con dos operativos cuyos resultados fueron positivos.
El jueves, después de las 7, los efectivos se dirigieron al barrio José Ignacio Rucci. En calle 329 bis y 300 bis se logró demorar a uno de los presuntos imputados y en la vivienda hallaron un arma de fuego de grueso calibre y otros elementos probatorios. Además se realizó el secuestro de una motocicleta.
Después de las 10.30 los procedimientos continuaron en el barrio Indios Ranqueles. El allanamiento fue en calle 537 al 1800 porque allí reside otro de los implicados y también se logró hallar pruebas. El hombre no fue encontrado pero está plenamente identificado y con pedido de captura.
El comisario indicó que todos los implicados poseen antecedentes o tienen vinculación con causas proceso, y son jóvenes con edades de entre 20 y 25 años.
En uno de los ilícitos investigados el conflicto de fondo podría ser un antiguo problema entre familias. Y la policía no descarta que el otro hecho sea producto de un enfrentamiento entre bandas.
Durante el día de ayer, surgió el trascendido de que el trasfondo de uno de los casos estaría vinculado al comercio de drogas, sin embargo Rebichini no confirmó esa hipótesis e indicó que ellos no tienen certeza ni elementos probatorios para afirmar esas versiones.