Desmienten a la “testigo de identidad reservada”

CREEN QUE LA FISCALIA "PLANTO LA PRUEBA"

María del Carmen Tello es profesora en el edificio donde trabajaban los sospechados de los presuntos abusos en 25 de Mayo. Dijo que la Justicia le prohibió declarar y realizar un careo porque quieren llevarlos directamente al juicio. “Me da a pensar que la Fiscalía plantó la prueba”, afirmó.
María del Carmen Tello es profesora del nivel secundario y tía de una de las docentes acusadas por los presuntos abusos ocurridos en el jardín de infantes 12 de 25 de Mayo.
En su primera entrevista pública, la mujer dialogó con LA ARENA para dar su testimonio luego de la última publicación vinculada con el caso. En los últimos días se difundió que un testigo de identidad reservada dijo ver al profesor acusado entrar en la escuela acompañado por cuatro o cinco niños. Amplió que al preguntarle, un directivo le respondió que venían de la chacra de regar. “Ese directivo era yo”, aseguró Tello.

-¿El encuentro con el testigo ocurrió?
-Nunca. De hecho dudo que exista ese o esa testigo. Cuando esta declaración salió a la luz el abogado defensor de los acusados Omar Gebruers, a través de mi hermana, me hizo llegar la novedad para que lea la noticia. Realmente no podía creer lo que estaba leyendo. Mi cabeza empezó a carburar, pensé sin parar en algún encuentro que haya tenido con una persona en la escuela pero no hubo caso.

Prueba plantada.
“El testigo indicó que el encuentro ocurrió el año pasado. Yo hasta diciembre del año pasado fui responsable del Centro de Designaciones de Nivel Secundario del edificio educativo: luego lo dejé porque me ofrecieron la posibilidad de un cargo de regente técnico en la Escuela Agrotécnica”, sostuvo Tello. Y amplió: “El testigo habla de dos fechas: el 19 de mayo y el 20 de noviembre del año pasado, es decir que el testigo o quien fuera conocía los movimientos internos porque sabía que yo estaba trabajando en la escuela donde realizaba las inscripciones para los cargos docentes”.Y recordó que en ese momento recibió inscripciones de más de 200 personas.

-¿Cree que pudo ser una prueba plantada por la Fiscalía?
-Hay muchos indicios que me dan a pensar eso. Cuando este testigo dijo que vio entrar a los nenes, por más que diga que no conoce los lugares, dio ubicaciones de la escuela que no son precisas y que están cambiadas. Mi oficina estaba en la entrada del edificio. Después hay toda una galería, aulas, la puerta del fondo y el SUM. El testigo dice que el profesor entró por la puerta del fondo con los nenes que estaban gritando felices.

-¿Y usted donde estaba en ese momento?
-Yo estaba en mi oficina que está en la otra punta. El testigo dijo que salió conmigo de mi oficina: es imposible desde ahí ver el fondo del edificio.

-¿El testigo dijo que los vio en el turno tarde?
-Si. Y, en ese turno, el profesor no estaba en el edificio porque en el horario de la tarde se desempeñaba como secretario del colegio secundario José Amado Alfageme, que está ubicado a unas diez cuadras del edificio educativo.

-¿Dará este testimonio a la Justicia?
-Quise hacerlo y también pedí el careo con el supuesto testigo. En principio, a través de Gebruers, pedí declarar ante el fiscal Jorge Amado pero me dijeron que no me daba lugar porque ya lo hice como testigo y que lo haga durante el juicio. Tampoco me dieron la posibilidad del careo porque me dijeron que no pueden develar la identidad del testigo.

-¿Los fiscales quieren ir directamente al juicio?
-Si, y están convencidos. Pedí que el funcionario judicial Horacio Di Nápoli no esté presente en una presunta declaración porque es prepotente y apoya claramente a los padres.

Testimonio.
“Yo di mi testimonio ante el abogado defensor y esa declaración se va adjudicar al expediente”, aclaró Tello durante el transcurso de la entrevista.

-¿Habrá una audiencia?
-Si, habrá una audiencia de reexamen entre las partes para pedir el sobreseimiento y la libertad de los acusados.

La audiencia será el miércoles, según se confirmó a última hora. Tello, hermana de la madre de una de las docentes acusadas que hoy cumple arresto domiciliario, dijo que su propia vida cambió de manera rotunda desde el momento en que los padres denunciaron a los presuntos acusados.
“Nunca hicimos una marcha, no salimos a insultar, tampoco nos opusimos a nada sino que queremos que la Justicia marche: somos pocos los familiares de los sospechados. Hay momentos en que tenemos mucha bronca pero queremos demostrar que somos más inteligentes. Pero esto fue un límite… al punto que ni siquiera fuimos a votar porque están ellos. Voy hacer compras a Catriel para no cruzarme con la gente”, dijo.

-¿Qué piensa que pasó?
-Cuando ocurrió todo esto tratamos de buscarle el porqué. Al principio pensamos que era algo político. No estoy segura que vayan a descubrir qué sucedió realmente. O si fue un hecho al azar y algunos aprovecharon para colaborar.

La mujer recordó que al profesor sospechado lo conoce desde hace más de 20 años como colega y docentes de sus hijos. “En la escuela era excelente, siempre acompañó a los alumnos y nunca hubo quejas de ningún tipo”, indicó. Y agregó: “Yo, como docente, conozco todo lo que pasa en la escuela y no es nada de lo que están diciendo: quiero que la Justicia deje de estar enceguecida con los docentes. Los investigadores perdieron la objetividad.

-¿Cree que van a ir al juicio?
-Pienso que no. No hay nada que diga que son culpables. Todos los estudios (ADN y las pericias psicológicas) los desvinculan de los casos.
“No sé si se va a saber toda la verdad pero el juez, con este testimonio, tiene que dar su veredicto a favor de los chicos”, resaltó la entrevistada.

-¿Pudo hablar con su sobrina en estos días?
-Si. Ella confía en su abogado. Pero el daño psicológico que le hicieron fue terrible.

En la actualidad, Tello sigue cumpliendo con su trabajo de regente en la Escuela Agrotécnica de 25 de Mayo y es además docente del edificio educativo donde funciona el jardín. Hasta el momento dijo que no salió a “hablar” hasta que se encontró con el testimonio del presunto testigo. “Después de esa declaración, dije que todo tiene un límite y por esa razón lo hago público”, completó la mujer.