Dos intendentes en apuros: Roger a juicio y Cabak procesado

EL JUEZ FEDERAL RESOLVIO DOS CASOS POR DENUNCIA DE TRATA QUE ESTABAN CAJONEADOS

El juzgado federal de Santa Rosa resolvió elevar a juicio la causa que involucra al intendente de Lonquimay, Luis Rogers, por una denuncia sobre trata que se habría producido en la whiskería “Good Night” de aquella localidad, en tanto ordenó el procesamiento del jefe comunal de Macachín, Jorge Luis Cabak, por una situación similar, en este caso a partir de la denuncia de una pareja que dijo haber sido víctima de trata de personas en un cabaré de Macachín.
En el primer caso, de la misma manera que Rogers, aparece involucrado el comisario Carlos Adrián Alanís -en su momento a cargo de la policía de la localidad-, por lo que ambos irán a juicio ante el Tribunal Oral Federal, en una fecha que naturalmente habrá que determinar.
Los dos intendentes habían sido oportunamente citados por la entonces jueza federal subrogante, Iara Silvestre, y prestaron declaración indagatoria; pero con posterioridad las causas no habían sido resueltas.

Intendentes complicados.
Ayer se conoció que el nuevo juez federal, Luis Salas, resolvió en la última semana una causa que llevaba dos años de atraso, en el caso de la de Cabak -lo habitual es que el juzgado disponga de 10 días para ese trámite-, y ordenó el procesamiento del intendente, a quien obviamente le quedaría el recurso de recurrir la resolución ante la Cámara Federal de Bahía Blanca.
Aún más complicada resulta la situación de Luis Rogers, quien directamente deberá afrontar el juicio en el TOF, en una fecha que se deberá determinar a la brevedad.
Las dos resoluciones involucran a sendos jefes comunales pertenecientes al Partido Justicialista, y que en ambos casos están al frente de sus respectivas administraciones desde hace varios períodos.

El caso Rogers, idas y vueltas.
Entre procesamientos, fallos revocatorios y confirmaciones, la situación del intendente de Lonquimay pasó por diversos estadíos. En su momento la jueza Iara Silvestre, a cargo del Juzgado Federal de Santa Rosa, ordenó el procesamiento de Rogers, el comisario Alanís y Carlos Fernández, propietario del cabaré “Good Night”, donde habrían ocurrido los hechos que se investigaban.
Recurrida esa resolución la Cámara Federal de Bahía Blanca benefició a los imputados, y los sobreseyó por considerar que no había elementos suficientes que los involucraran.
El fiscal apeló y fue la Cámara Federal de Casación Penal la que anuló el sobreseimiento que un tribunal inferior había dictado tiempo atrás y volvió a procesar al intendente de Lonquimay, Luis Rogers, por el caso de la trata de personas con fines de explotación sexual en un cabaré de esa localidad. También anuló el sobreseimiento del comisario Carlos Alanís, quien aparece involucrado desde un principio en la causa. Los integrantes de la Cámara Federal Penal cuestionaron con dureza el fallo de sus pares de la cámara bahiense, sosteniendo que no fundaron debidamente su fallo exculpatorio y de tomar indicios como hechos válidos. También, de ignorar el compromiso asumido por el Estado argentino en la lucha contra la trata de personas y la explotación sexual.
Así Rogers deberá ahora afrontar el juicio en el Tribunal Oral Federal.

La investigación por “La Chicho Show”
Cuando la jueza subrogante Iara Silvestre citó a indagatoria al intendente de Macachín, Jorge Luis Cabak (PJ), éste se mostró “sorprendido” y dijo no saber las razones.
La causa había sido iniciada por la denuncia de una pareja que manifestó haber sido víctima de la trata de personas en un cabaré de Macachín hace unos años.
Cabak y el ex comisario de la localidad, Hugo Iglesias, fueron convocados a la sede del Juzgado Federal de Santa Rosa.
En agosto de 2011 Raúl Alberto Lobo, de 47 años, denunció que a su esposa, Patricia Mariel Gil (31 años) -con quien había llegado de Tucumán en 2006 para trabajar en el cabaré “La Chicho Show”-, la obligaron a ejercer la prostitución. Lobo debía hacer trabajos de mantenimiento y ella tareas domésticas en el complejo que, afirmaban era propiedad de Daniel Luis De Luca.
Al tiempo a la mujer le asignaron atender la barra pero más tarde, cuando De Luca se radicó en Mar del Plata, se hizo cargo del lugar Edmundo “Dito” Blas (ex presidente del Club Macachín y edil del PJ). Aseguró que a su mujer le obligaron a ejercer la prostitución desde el 2010.
El hombre y la mujer se fugaron a Tucumán, y pidieron que se inicie una investigación de oficio. Después el Concejo Deliberante de Macachín produjo tres reuniones en solo una semana, una entre los ediles, otra con el comisario Iglesias y también con el intendente Cabak; y hubo coincidencias para decidir el cierre del cabaré.

Investigación.
La entonces fiscal federal Marta Odasso ordenó acciones para esclarecer la cuestión. Llevó adelante un allanamiento al local por parte de personal de la delegación en La Pampa de Migraciones, la Brigada de Investigaciones y personal de la Comisaría del Equipo de Abordaje de Incidentes Críticos, y también la policía local.
Luego la Justicia Federal procesó al propietario del cabaré, Luis Daniel De Luca, y también a “Dito” Blas (ex concejal del PJ en la década del ’80) y a Leandro Otero, ambos colaboradores del dueño. El procesamiento alcanzó a un remisero que trabajaba con el prostíbulo, y a Maximiliano De Luca, acusados de ser partícipes necesarios del delito de trata de personas.
Más tarde se citó a indagatoria al intendente y al comisario Iglesias. Ahora, y luego de varios meses sin que la causa se moviera, el juez Luis Salas resolvió procesar a Jorge Cabak.

Compartir