Dos involucrados por el robo a un campo

URIBURU: INTENSA PERSECUCION POLICIAL

Un automóvil, con al menos dos personas a bordo, fue perseguido ayer a la madrugada por personal policial de varias dependencias, hasta que se encajó. Los ocupantes se dieron a la fuga a pie. Minutos antes habían robado varios elementos en un predio rural de La Gloria. Hay dos identificados, aunque hasta anoche no habían sido detenidos.
Fuentes uniformadas dijeron que cerca de la 1 un móvil de la subcomisaría de Uriburu intentó interceptar a un Renault 9 en el cruce de las rutas provincial 3 y nacional 5, pero el vehículo, que casi atropella a un efectivo, se dio a la fuga hacia el sur por la ruta 3. Enseguida se dio aviso a otras patrullas de la zona -Anguil y Lonquimay-, que también llevaban a cabo operativos de control, y se realizó un “cerrojo”. Luego también se sumó un móvil de Miguel Riglos, debido a que el auto se dirigió hacia esa jurisdicción.
La camioneta con efectivos policiales de Uriburu, durante la persecución, encontraron el Renault 9 abandonado, ya que se había encajado en una calle vecinal a escasos kilómetros de la jurisdicción de Riglos. Los ocupantes del rodado huyeron a pie, pero la policía halló varios elementos, los cuales se sospechaban habían sido robados. Había dos calefactores, un rifle de aire comprimido, un grupo electrógeno, una motosierra, accesorios de baño y otros.

Robo.
De acuerdo a dónde comenzó la huída del auto, se alertó a la subcomisaría de Lonquimay sobre un posible robo en algún predio cercano a esa localidad. Horas después se constató que los elementos habían sido sustraídos del establecimiento “Santa Lucía”, ubicado en la zona rural de La Gloria, cuyos propietarios tienen domicilio en Lonquimay.
A ese lugar habían ingresado los intrusos tras violentar la tranquera de ingreso. Una vez en el predio forzaron puertas y ventanas de la casa y un galpón, y sustrajeron los elementos mencionados. Los dueños del campo reconocieron los objetos.
Personal de Criminalística de la UR I trabajó en el lugar. Dos hombres fueron identificados y podría haber un tercero. Se abrió una causa judicial por “robo” y “atentado a la autoridad” y las actuaciones fueron giradas a la fiscalía de turno de Santa Rosa a cargo de María Cecilia Martiní.