El IPAV quitó viviendas a una docena de piquenses

LA PRINCIPAL CAUSA ES LA FALTA DE PAGO DE LAS CUOTAS

El organismo provincial de la vivienda tiene a más de 2.000 piquenses esperando por una vivienda. Sin embargo la tenencia de las mismas no asegura que todos los adjudicatarios sean responsables en cumplir con el acuerdo de pago y ocupación de esas casas.
El Instituto Provincia Autárquico de la Vivienda (IPAV) llevó adelante este año una dura tarea al quitar la tenencia precaria de sus viviendas a alrededor de una docena de piquenses que no han pagado las cuotas, que no han habitado las casas e incluso que intentaron venderlas.
Dentro de las acciones para corroborar la condición de los propietarios precarios de las casas otorgadas quedaron incluidos vecinos de muchas localidades de La Pampa, y en esta ciudad hubo varios casos de quita de la propiedad hasta septiembre. En la provincia hasta ahora casi medio centenar de propietarios vieron rescindido su contrato.
La accesibilidad de las cuotas y el deseo de tener una casa propia no fueron motivos suficientes para algunos piquense que no cumplieron con el acuerdo que el IPAV realiza con cada adjudicatario al momento de otorgar una casa.
Dentro de los casos locales solo una minoría corresponden a situaciones de herencia y sucesión porque el propietario original falleció. En la mayoría de las intimaciones publicadas y de resoluciones para rescindir la tenencia el problema es la falta de pago, observándose entre los piquenses personas que deben varios años de cuotas mensuales y algunas que nunca realizaron el abono.
“Cuotas vencidas e impagas en su totalidad”, “irregularidad de ocupación y deuda”, “99 cuotas vencidas”, “violación de la cláusula sexta instrumento de venta C y K”, “exclusiva responsabilidad y culpa de adjudicatarios por la causal de falta de pago”, son algunos de los motivos expresados en forma textual por el organismo provincial de la vivienda.

Defensa y descargo.
Las posibilidades de defensa y descargo están presentes pero en los casos observados no hubo vuelta atrás. Porque primero se realiza una intimación y luego el IPAV expresa la resolución de cada caso según las pruebas existentes.
En todas las publicaciones se puede observar que los inconvenientes con los adjudicatarios no son nuevos. Entre las viviendas expropiadas hay departamentos del barrio Malvinas, que ya tienen varias décadas desde su entrega, casas de los barrios José Ignacio Rucci, Indios Ranqueles y otros sectores de la ciudad.
Entre las medidas implementadas por el IPAV, para depurar a los inscriptos que esperan una casa, estuvo en 2013 el reempadronamiento que en la provincia redujo la lista casi a la mitad. Sin embargo, la solicitud de viviendas sigue siendo uno de los reclamos sociales de los pampeanos.
En esta ciudad se están construyendo ahora unas 400 casas que se agregarán a las edificadas en el barrio federal durante los últimos años. La cantidad de inscriptos hasta principios de 2016 era casi de 2.200 para esta localidad.

Compartir