El conflicto de los caminos vecinales inundados sigue sin respuesta

(General Pico) – El reclamo que realizaron antes del fines del 2012 un grupo de productores, reunidos a través de la Sociedad Rural de General Pico, debido a los caminos vecinales inundados sigue sin respuesta. La última reunión prevista para el 24 de enero en Dorila, que incluía a intendentes y funcionarios provinciales, fue suspendida por el gobierno pampeano y la problemática continua.
Desde la S.R. se desarrolló ayer por la mañana una conferencia de prensa explicando que la emergencia del la red terciaria aún permanece y hay productores que llevan más de tres meses teniendo que pasar por el campo de sus vecinos para poder ingresar a sus predios.
La institución fue quien comenzó con las primeras gestiones y organizó la reunión precursora en la que convocó a intendentes y otros representantes de las comunas afectadas. Ahora, sin embargo, no han sido llamados desde el gobierno para dialogar.
“Estamos solos, desde el 14 de diciembre hasta hoy no ha habido novedades” dijo el presidente de la S.R. Jorge Arocena, y afirmó que parece que el estado prefiere comunicarse con los intendentes y a los productores los dejaron afuera.
Y en el mismo encuentro se indicó que quizás la provincia cuenta ahora con el aliciente de que hace más de un mes que no llueve y bajó el agua. Pero los caminos siguen intransitables.
Quienes asistieron a la conferencia son productores de diferentes localidades. Arocena junto a Rodolfo Forte y Francisco Belfiori tienen sus predios junto a un camino troncal que comparten General Pico, Agustoni y Dorila. Héctor Otermin tiene su campo sobre la Ruta Provincial 7 en Speluzzi y Raúl Rosiere está ubicado en el ejido de Dorila.

Sin solución.
No se dio a conocer el presupuesto necesario para realizar una obra de mejoras para los caminos pero sí se aclaró que la cantidad de tierra necesaria para rellenar podría ser aportada por los mismos productores y vecinos de las zonas afectadas. Forte explicó que uno de los sectores más problemáticos, con bajos profundos, es el ubicado sobre el camino 7. Es el tramo que va desde la curva de Trebolares hasta el cruce con la ruta que une Dorila y Agustoni, y que presenta dos depresiones en el terreno que superan los mil metros cada una.
Luego Belfiori remarcó que los caminos anegados afectan a uno de los sectores más productivos de la provincia y que “se merece” una solución. También indicó que hay caminos que datan de 1920 y que la solución debería ser definitiva.
Ahora otra preocupación que se suma a los productores es la falta de transitabilidad que no permitió levantar el cereal y que puede perjudicar próximamente la cosecha de girasol. Incluso se ve perjudicada la población de los predios. Como testimonio, Belfiori contó sobre una familia que debe realizar consultas periódicas en el médico y no puede salir del campo.
Otermin se refirió al exceso hídrico sobre la Ruta Provincial 7 que no ha tenido una obra de mejoras que logre una solución duradera. En su calidad de médico veterinario se explayó acerca de las complicaciones que viven los profesionales para cumplir con las vacunaciones y los contratiempos de otras campañas de salubridad necesarias para poder comercializar los animales.
Sobre la presión fiscal en el ámbito rural Rosiere dijo que la guía de cereal hubo un aumento del 100 por ciento, la de faena creció un 200 por ciento y en la parte inmobiliaria también se duplicó el importe de los impuestos.
Arocena concluyó afirmando que sobre la posibilidad de apelar a fondos nacionales por la declaración de la emergencia vial tampoco hubo novedades.