El fiscal pidió un año de prisión para Carlos Escobar Reta

(General Pico) – Oscar Ortiz Zamora dijo que una foto revela que herramientas incautadas en el auto del acusado fueron encontradas en el escenario del robo. Criticó a la propia Cámara por no prestarle atención a especialista.
El fiscal Carlos Salinas pidió ayer un año de prisión para Carlos Escobar Reta al considerarlo autor del robo de 250 pesos al Registro de la Propiedad Automotor 2, pero el defensor Oscar Ortiz Zamora retrucó reclamando la absolución con una batería de argumentos entre los que sobresalió la existencia de una foto que muestra que las herramientas secuestradas en el auto del acusado fueron encontradas en el lugar del hecho.
En la continuación del debate oral y público realizado en la Cámara del Crimen de General Pico ayer, el presidente Alfredo Alonso informó que no existe negativo de las fotos obrantes en el expediente, ya que fueron tomadas con cámara digital. Ese reclamo del defensor, como se advertiría más tarde, estaba directamente relacionado con la investigación del robo y la supuesta participación de Escobar Reta.
El fiscal Salinas pronunció luego un alegato breve pero contundente, en el que consideró al acusado responsable del delito de “robo simple”, basándose en “elementos de carácter técnico” que a su entender tienen “plena, absoluta y total validez”.
Salinas aludió a la huella del dígito pulgar izquierdo que los peritajes de Criminalística afirmaron se corresponden con el de Escobar y también respaldó su alegato en el testimonio de José Miranda, que dijo haber observado un auto Volvo azul el día anterior al episodio, frente mismo al Registro.
También dio por hecho que las herramientas secuestradas y las marcas de las zapatillas Nike de Escobar fueron las que aparecieron en el interior del edificio del robo, y tras considerar que fue más el daño que se efectuó que el monto de dinero robado, pidió para el imputado una pena de 1 año de prisión y dejó a consideración de la Cámara resolver si corresponde unificar con la pena que se le aplicó al mendocino por un hecho anterior y por la que había recibido el beneficio de la libertad condicional.

“Causa armada”.
La defensa ejercida por Ortiz Zamora atacó de plano las pruebas en las que descansó su alegato el fiscal. El abogado no tuvo empacho en denunciar directamente a la policía de armar la causa para culpar del hecho a Escobar Reta sólo por sus antecedentes.
Al cabo de un extenso alegato y con una lógica por demás consistente, el defensor se preguntó cómo es posible que existan fotos en el expediente en las que se observan las mismas herramientas, en un caso dentro del Registro de la Propiedad robado y en otra dentro del automóvil de Escobar.
Ortiz Zamora afirmó que las herramientas fueron fotografiadas por la policía en el lugar del hecho y un día después fueron fotografiadas dentro del auto de Escobar, ya secuestrado.
Recordó que existen sobradas pruebas de que el auto de Escobar fue abierto y requisado por la policía el 28 de noviembre, sin autorización judicial. Y que al día siguiente fue requisado, ahora sí con orden del juez. Y citó como testigo de eso al abogado Armando Agüero.
Repasó luego puntillosamente los nombres de los policías que investigaron y de los peritos, reparó que la única firma que falta en el levantamiento de la huella es la del perito que realizó el trabajo y aseguró que los testigos mintieron “en forma descarada” porque no se condice lo que manifestaron en la instrucción con lo que dijeron en el debate.
Consideró “sorprendente” que el perito Morán reconociera que no tomó las fotos a escala, que su propia tarea fue inadecuada para obtener un resultado correcto, que no podía ofrecer certeza, pero que igualmente dijo ante los jueces que la huella es de Escobar.

Palabras duras.
Ortiz Zamora tuvo duros términos para Morán tras analizar que “no puede afirmar dos cosas controversiales al mismo tiempo, porque se anulan automáticamente”. Recordó la precisión de las explicaciones que ofreció Enrique Prueger sobre el cuidado que se debe tener para cuidar y garantizar científicamente la prueba dactilar y descalificó los dichos de Morán sobre la dependencia exclusiva de la vista para cotejar una prueba. De paso, también criticó al tribunal, por no mostrarse interesado en el testimonio de Prueger, en procura de aprovechar sus conocimientos tras la búsqueda de la “verdad verdadera”.
El defensor consideró además que no fue casual que no se utilizara el sistema AFIS, el sistema de búsqueda de huellas más moderno con que cuenta la policía y que en cambio, el jefe de la investigación le pidió al jefe de Criminalística que cotejara dos o tres huellas entre las que le entregó las de Escobar.
De los testigos, recordó que Miranda en la instrucción dijo que había visto a una persona bajar del Volvo frente al Registro, pero que en la rueda de reconocimiento no apuntó ni a Escobar ni a su acompañante, Marcelo Cruzate. Y que al llegar al debate, dijo que había visto el auto, pero dijo no haber observado a persona alguna. “¿Antes lo había visto y ahora no?”, se preguntó el defensor.
Finalmente, entendió que “no hay un solo elemento probatorio” para incriminar a Escobar y pidió la absolución lisa y llana. Carlos Escobar Reta reiteró al final que es inocente y que nunca estuvo en el lugar donde se cometió el robo del que lo acusan. La sentencia de la Cámara será leída el miércoles 28, a las 12.