En siete días habilitarían media calzada en la RN 5 entre La Gloria y Uriburu

En una semana podría quedar habilitado el tránsito parcial -media calzada- en la ruta nacional 5, donde se lleva adelante un alteo sobre un tramo que se inundó entre La Gloria y Uriburu. La obra avanzó en los últimos días, la tosca ya cubre unos 350 metros de un total de aproximadamente 450 metros de extensión. Al completarse, se reforzarán los bordes, se pondrá iluminación y así quedaría habilitada en una mano.
Desde la empresa Cipsa, concesionaria de la ruta 5, indicaron ayer a este diario que si bien los trabajos avanzan a buen ritmo, esperan que la obra pueda estar finalizada para octubre. La decisión de habilitar un carril de la calzada para que puedan circular los vehículos no la tomará la firma sino el Occovi (Organo de Control de Concesiones Viales). “Hay muchas presiones, desde los usuarios hasta funcionarios de Nación para que se habilite la ruta”, indicó un vocero consultado por LA ARENA.
Fuentes de la Policía dijeron anoche que en una semana podría quedar habilitado un carril con precaución. “Se levantarán los puestos policiales dispuestos para los desvíos -en el cruce con la rutas provinciales 1 y 7- y las tareas preventivas y de control del tránsito en el tramo del alteo las llevaría adelante la empresa concesionaria de día y de noche personal policial. Se colocarían tambores con refractarios y se iluminará el tramo para que no haya problemas con la circulación por un carril”, agregaron.

Rotura de terraplén.
El tramo del kilómetro 562, a la altura de la curva de Los Robles, está cortado al tránsito desde el domingo 13 de agosto luego que el agua cubrió la calzada tras la rotura de un precario terraplén de la banquina norte. El talud contiene una gran masa de agua en ambas banquinas, que se formó luego de las intensas lluvias de hace cinco meses registradas en la región.
Desde la interrupción en el tramo en la importante arteria que conecta nuestra provincia con Buenos Aires, se trabajó unos días sólo con dos camiones con bateas que llevaban la tosca. El avance muy lento y el reclamo de los pobladores de la zona, que incluso pensaron en una manifestación, llevó a que la empresa que realiza las tareas contrate más transporte. Actualmente hay entre seis y ocho camiones a diario, dos motoniveladoras y otras maquinarias, además de unos 15 operarios.

La obra.
Según explicaron hace unos días desde Vialidad Nacional en ese lugar los trabajos que se están haciendo consisten en un alteo con tosca de 60 centímetros, compactado convenientemente, para después realizar los otros 60 centímetros, con tránsito dirigido por media calzada. Los primeros 60 centímetros se van a realizar con tránsito cortado para trabajar en todo el ancho, unos 18 metros, con comodidad la empresa contratista. En tanto sobre las banquinas, bordeando el alteo, se harán cordones con piedras.
La segunda capa de 60 centímetros se va a hacer con tránsito por media calzada, lo que significará la reactivación de la ruta 5 en este sector. Después de esos 60 centímetros finales, vienen 8 centímetros de base, y 7 centímetros de base negra, que ya es asfalto, de 7,50 metros de ancho, y una carpeta final de concreto asfáltico, de 5 centímetros de espesor y 7,30 metros de ancho, agregaron. Al finalizar se pondrán los guardarrails.