“Estamos en el nivel máximo”

LAGUNA PIQUENSE CON COMPLICACIONES TRAS LAS ULTIMAS LLUVIAS

“Estamos en el nivel máximo, y algo que ya ha pasado hace unos tres años, pero el problema más grande es que llega la primavera y se esperan más lluvias”, dijo ayer Edgardo Guazzaroni, secretario de Planificación y Desarrollo Urbano de la comuna.
El funcionario explicó a LA ARENA que los cuencos a diferencia de otros años están llenos por lo que se trata de contener para que no haya desbordes. “La situación de la laguna de Pico es bastante comprometida porque estamos en el pico máximo del nivel de agua, los alteos han respondido bien y hace 15 días estuvimos haciendo una reparación de los mismos. Cuando hay viento el oleaje va erosionando los alteos. Entonces con maquinarias del municipio se trabajó con tierra y escombros para garantizar que no haya volcamientos”, indicó.
Guazzaroni afirmó que se está dentro de los límites tolerables pero no hay capacidad de almacenamiento. Y eso ya se aprecia con las lluvias del fin de semana que con poco registro la laguna llegó a subir unos 15 centímetros. No hay absorción del líquido y la única esperanza con la llegada del calor es la evaporación.

Un nuevo cuenco.
El agua tiene tres destinos dentro de la ciudad, un canal pluvial de hormigón que llega hasta la laguna, otro desagüe de tierra que va hacia el sector donde se encuentra la planta de reciclado y el tercero en la zona de El Descanso.
Ahora con las napas saturadas el agua fluye hacia esos cuencos sin disminuir en el trayecto su caudal. “No tenemos más terreno propio para buscar una solución”, dijo el funcionario. Los dos anillos que conforman la laguna están saturados, porque el primero desborda en el segundo pero ahora ambos están nivelados en su máxima capacidad.
“Posteriormente, se deberá comprar un terreno para construir un segundo cuenco o buscar otra solución. En ese sentido se está gestionando con el gobierno provincial la construcción de otro cuenco que está a algunos kilómetros de distancia en el bajo La Consecuencia. Un proyecto elaborado hace años por la Administración Provincial del Agua (APA) que integraría agua pluvial y el líquido tratado de las cloacas”, señaló. Esta última opción representa una inversión grande que la comuna no podría encarar sola.
Desde septiembre del pasado año hasta ahora la laguna subió su nivel en unos 60 centímetros, refirió el funcionario. A los vecinos se les ha comunicado que deben tener cuidado en el acceso, donde se hizo una derivación con alteo para evitar que los vehículos queden varados, incluso se dispuso cartelería. Dentro del predio parte de las construcciones de parrillas quedaron sumergidas. Y si el agua sigue subiendo sería posible que se restrinja de forma total el ingreso al Parque Delfín Pérez.