Finalizan reparaciones en hospital

LLUVIAS E INUNDACIONES PROVOCARON DETERIOROS EN EL CENTRO ASISTENCIAL CASTENSE

La empresa Sivin SA finalizó los trabajos de reparación en el sector de Servicios del Hospital Pablo F. Lacoste, donde se invirtieron casi medio millón de pesos para acondicionar la estructura edilicia. Los deterioros se produjeron porque las históricas lluvias otoñales de este año, provocaron deterioros en la estructura edilicia por la suba de las napas freáticas.
“Estamos muy agradecidos por la celeridad que tuvieron los ministerios de Salud y Obras y Servicios Públicos, como así también con la empresa que llevó adelante las refacciones”, destacó ayer el director del Hospital Pablo F. Lacoste, Darío Balsa.
Los primeros inconvenientes se registraron en el mes de julio, por la subida de las napas freáticas que provocaron deterioros en los cimientos y estructuras en el sector de servicios generales, ubicado sobre el ala del sector oeste del edificio. La situación causó algunos reacomodamientos internos para no resentir los servicios del centro asistencial castense.
El trabajo de los técnicos de los ministerios de Salud y Obras y Servicios Públicos determinó las obras necesarias ejecutar, y la empresa local Sivin SA se encargó de ejecutar las tareas. El presupuesto oficial ascendió a 437.948,50 pesos y el plazo de ejecución de trabajos se estableció en 90 días.
La empresa castense finalizó “algunos días antes” los trabajos de reconstrucción y mantenimiento, que resultaban vitales para acondicionar -en el menor lapso de tiempo- las instalaciones edilicias ubicadas en el cruce de Avenida Independencia y calle Eva Perón. “Estoy muy orgulloso y quiero felicitar al personal del establecimiento por su desempeño durante la estadía de la empresa constructora, ya que por momentos se tornaba difícil llevar adelante los trabajos diarios de los sectores afectados”, destacó Balsa.

Priorizan trabajo local.
Desde que se originar los inconvenientes, las autoridades locales y provinciales acordaron que priorizarían a la empresa local, para generar mano de obra e invertir el dinero en la economía local. El trabajo no fue sencillo porque la subida del nivel de las napas freáticas, provocó algunas demoras hasta que se estabilizó el terreno. Los inconvenientes se generaron por rajaduras de paredes y mamposterías, y el mayor inconveniente se suscitó en los cimientos.
La situación derivó en la clausura de algunos sectores internos para garantizar la seguridad de los recursos humanos. Realizaron apuntalamiento preventivos, pero no se alcanzó “a rajar” la losa del techo, y solamente hubo deterioros en paredes y mamposterías. En el sector de Servicios Generales, funcionan el lavadero, comedor y cocina.