Formalizaron acusación por homicidio

(General Pico/Agencia)
Se realizó la formalización de la investigación por el homicidio de Maximiliano Pérez (35), en la que su pareja, Romina Ragunese Ycoman (25) es la única imputada. La joven no posee antecedentes penales. Eran padres de un niño de un año y cinco meses.
En la Sala de Audiencias de los tribunales piquense, tuvo lugar ayer cerca de las 19 la formalización de la investigación contra Romina Antonella Ragunese Ycoman, la joven pareja de Maximiliano Abel Pérez quien apareció muerto en la madrugada del sábado en un domicilio del barrio El Molino de esta ciudad.
Previo al encuentro, la imputada declaró ante la fiscalía. En su testimonio, según el fiscal, la joven argumentó que "una laguna mental" le impedía recordar lo sucedido -a escasas 30 horas del hecho-. Además, en ningún momento admitió haberle dado muerte a su pareja.
La audiencia fue presidida por el juez Diego Ambrogetti; el fiscal Alejandro Gilardenghi representó al Ministerio Público y la abogada María José Gianinetto ejerció la defensa de la imputada en calidad de defensora oficial.
Ragunese Ycoman escuchó atentamente las exposiciones del fiscal y la defensora y en los momentos en que se reflejaba el hecho no pudo ocultar su conmoción, más de una vez debió secar lágrimas de sus mejillas.
Al dar cuenta de la acusación fiscal, Gilardenghi realizó un somero repaso de los hechos en los que reseñó que Pérez murió producto de una puñalada en su pecho que acabó con su vida. Dijo que aunque tenía otras heridas cortantes, ninguna de esas lesiones le hubieran ocasionado la muerte.
El fiscal señaló que la imputada se encontraba en cercanías del cuerpo del occiso y del cuchillo con que se le dio muerte al llegar la policía. Agregó que la joven tenía manchas en sus ropas que podrían ser de sangre. También, que algunos de los testigos que se encontraban en la casa le recriminaron su acción a la imputada.
En virtud de los elementos de prueba colectados, el fiscal Gilardenghi solicitó la formalización de la investigación por homicidio agravado por el vínculo existente entre la imputada y el fallecido. Solicitó también que en virtud de la pena en expectativa, prisión perpetua, se le realice a la imputada un examen psiquiátrico y se la someta a prisión preventiva hasta la finalización del proceso.

Sin objeciones.
La defensora Gianinetto no presentó objeciones a los primeros pedidos pero, solicitó que el examen psiquiátrico se amplíe y fuera exhaustivo, pidió que se realice una revisión fotográfica del cuerpo de la joven por presentar heridas no advertidas en la revisación que le efectuó la policía. Por último, argumentando que la joven es madre de un niño de un año y cinco meses de edad al que aún amamanta, pidió morigerar la prisión para que fuera domiciliaria.
Seguidamente y luego que la joven manifestara que había comprendido todo lo que habían expresado tanto el fiscal como la defensora, el juez Ambrogetti dio a conocer su decisión.
El magistrado dio cause a los pedidos de la fiscalía que no tuvieron reparo de la defensora y no hizo lugar a la solicitud de prisión domiciliaria por las dificultades de la imputada para fijar residencia en la ciudad, por su falta de arraigo (lleva un mes en Pico) y por la pena en expectativa.
No obstante no haber hecho lugar al pedido de prisión domiciliaria, el juez Ambrogetti solicitó que se arbitren los medios para permitir un régimen de visitas ampliado para que el niño pueda estar con su madre. El menor hoy está con su abuela, la madre del muerto.
Finalizada la audiencia, el fiscal Gilardenghi manifestó ante los periodistas presentes una corrección a noticias publicadas. Precisó que las puñaladas no fueron cinco como se dijo, fue solo una y mortal. También aclaró que en ninguna dependencia policial piquense existen denuncias por violencia doméstica con Pérez como imputado. Hay sólo una exposición de la joven por la supuesta intención de Pérez de dejar el hogar en que convivían.