García Fava: “Unas 2.000 causas se median por año”

SISTEMA DE MEDIACION: BUENA ACEPTACION ENTRE LOS PAMPEANOS

Las mediaciones en persona y a distancia siguen demostrando su buena aceptación entre los pampeanos, brindado desde la Justicia una forma de resolver los conflictos rápida y sin afrontar un proceso más largo y costoso.
“En general, alrededor de 2.000 causas se median por año, con 50 mediadores matriculados en la provincia que se capacitan con horas homologadas y eso impacta directamente en el servicio”, dijo María del Carmen García Fava, coordinadora del Centro Público de Mediación y Resolución Alternativa de Conflictos Judiciales (Cepumeju).
El sistema de mediación funciona desde 2015, y de a poco se incorporó a toda la provincia con cuatro sedes. Ahora ya se elaboran estadísticas mensuales que se elevan al Superior Tribunal y será posible comenzar a realizar comparaciones anuales.
“La idea madre del sistema es que funcione como un servicio de calidad y durante los dos primeros años se fue avanzando en ese sentido primero con las sedes en General Pico y Santa Rosa para sumar luego General Acha y Victorica”, afirmó la entrevistada.
Los mediadores y abogados se fueron aggiornando al sistema y continuamente se sigue trabajando en capacitación y mejora. Porque se busca un sistema de mediación que sea ágil, para que el conflicto tenga una rápida resolución, eficiente para que sirva a los propósitos de las personas, y de bajo costo para las partes y para el Estado. Para ello, en la estructura del Poder Judicial, se requiere estar atentos a las necesidades de las personas y del marco legal. “Con la ventaja de que la mediación tiene un alto componente informal que permite llegar al acuerdo”, consideró García Fava.
Con el mediador se ha trabajado en el perfil indicado, ya que la oficina da un soporte administrativo, pero es necesario que el profesional esté en la esencia de su función cuando está dentro de la sala y genera contacto con la gente.

Mediaciones a distancia.
El alto desarrollo de las mediaciones a distancia es otro aspecto a resaltar, con base en una política de la Corte Suprema de la Nación, desde el 2015, que incluye el protocolo para esa práctica del Cepumeju. Sustentado en un principio de neutralidad tecnológica, porque se trata de acercar a las partes con el medio tecnológico disponible.
“Así se han realizado mediaciones con las plataformas de videoconferencia, con otras formas de comunicación on line como skipe, por llamadas de teléfono, correo electrónico, whatsapp y todas las opciones que sirvan para facilitar el encuentro entre la gente, según la necesidad y el interés que tiene”, explicó.
De esta manera se trabaja entre localidades pampeanas, que están alejadas, y también con otras provincias. Así se hizo con mujeres que no tienen la posibilidad de ver a sus hijos, con parejas separadas y la resolución de la cuota de alimentos, con personas que no pueden viajar por problemas de movilidad o porque no tienen los recursos para hacerlo.
“Es una forma de lograr acuerdos que antes era impensada”, explicó García Fava.
Además, para las mediaciones a distancia hay contactos con todas las provincias y una forma de trabajo solidario que sirve para acercar a las partes con un servicio de acceso a la Justicia.
El cúmulo de mediaciones en General Acha y Victorica es mucho menor que en General Pico y Santa Rosa, sin embargo una medición de toda la provincia muestra que cuanto menor es la población de la localidad es mayor el acuerdo familiar que se logra, siendo el resultado de un 87 por ciento en General Acha y un 94 por ciento en Victorica. Se trata de una cuestión social y de la idiosincrasia del lugar, indicó García Fava, porque la diferencia no radica en los mediadores que son los mismos.