General Pico: la Justicia dictó dos nuevos fallos

SON 17 LAS SENTENCIAS IMPUESTAS DURANTE 2015 EN LA CIUDAD

La Justicia piquense dictó ayer a la mañana dos nuevas sentencias, en las que absolvió a uno de los imputados al que se juzgó por los cargos de amenazas simples reiteradas y amenazas agravadas por el uso de arma, y condenó a una mujer a la pena de tres meses de prisión condicional tras imputarle el cargo de lesiones leves. Ya son nueve los fallos dictados durante marzo, y 17 en lo que va del año.
El juez de audiencia Fabricio Losi absolvió ayer a Claudio Darío Calvo, de los cargos de amenazas simples reiteradas en concurso real y amenazas agravadas por el uso de arma. El debate se llevó a cabo la semana anterior en los tribunales piquenses, en el cual el fiscal Alejandro Gilardenghi, y el defensor Sergio Escurero interrogaron a cada uno de los testigos.
Mientras que la fiscalía se refirió al asedio por parte del imputado hacia la denunciante, con la cual estuvo legalmente casado durante 25 años, el abogado defensor contrastó algunos de los dichos de los familiares, e intentó referirse a la supuesta infidelidad como el motivo de la separación de la pareja.
Los hechos que se investigaron en este debate, ocurrieron a medidos de 2011, luego que la mujer del imputado denunciara en sede policial, que en el momento en que acompañaba a un cliente a realizar un trámite, Calvo comenzó a perseguirlos, y tras alcanzarlos, les interceptó el paso con su camioneta. Tras ese episodio, la mujer denunció que comenzó a ser observada y perseguida por un hombre robusto, que se movilizaba en motocicleta o en un cuatriciclo. La mujer manifestó sentirse intimidada por el acusado, quien la habría amenazado de muerte.
El juez absolvió a Calvo de todo cargo, tras determinar que no existió ningún elemento objetivo que probara los supuestos hostigamientos hacia la mujer, a la vez que indicó que no fue hallada ningún arma de puño en poder del acusado, y que los medios probatorios acercados al juicio no corroboraron la versión de la denunciante.

Agresión en la comuna.
El juez de Audiencia Carlos Pellegrino condenó ayer a Adriana Edith Quiroga, a la pena de tres meses de prisión de ejecución condicional, tras encontrarla culpable del cargo de lesiones leves. Además la absolvió de la imputación de amenazas simples y le impuso una restricción de acercamiento para con la damnificada, y por el término de dos años, la obligación de fijar domicilio y de presentarse de manera mensual en una dependencia policial.
En esta causa se juzgó un hecho que ocurrió el 13 de marzo de 2013, oportunidad en la cual la imputada se presentó en dependencias del municipio local a realizar un trámite para obtener la licencia de conducir, y tras recibir una respuesta que no le resultó satisfactoria de parte de Patricia Salvadori, la empleada municipal que la atendió, la golpeó con un casco en la cabeza.
La fiscala Ivana Hernández, al momento de presentar los alegatos de clausura indicó que se había certificado la existencia de las lesiones leves, que fueron cotejadas por un profesional de la salud. En esta parte del juicio, la funcionaria judicial no mantuvo la acusación inicial por el cargo de amenazas simples, y pidió que se la absolviera de este delito.
La fiscala pidió que se le impusieran a la imputada determinadas reglas de conducta, como así también una condena de tres meses de prisión de ejecución condicional, a lo cual no presentó objeción el defensor Humberto Bauducco.