Identificaron al agresor

JOVEN PIQUENSE CONTINUA EN GRAVE ESTADO

Personal policial logró importantes avances en la investigación del brutal ataque que sufrió un joven durante la madrugada del domingo, en cercanías a un local nocturno de esta ciudad, producto del cual quedó internado en gravísimo estado en la sala de cuidados intensivos del Hospital Gobernador Centeno, aunque ayer logró un evolución favorable. El subcomisario Alfredo Rebichini, titular de la Comisaría Primera, junto a personal de su dependencia, procedió ayer durante las primeras horas de la tarde, al secuestro de un remis, en el que se movilizaba el presunto agresor, y por la tarde coordinó la requisa del rodado.
El jefe policial indicó que se logró la identificación de una persona mayor de edad, de la que se presume que fue el autor de la brutal golpiza que sufrió el joven identificado como Lucas Avila, de 26 años de edad, quien fuera hallado el domingo cerca de las 7, tirado en la vía pública, en estado de inconsciencia, sobre la calle 28 entre 17 y 19. El sospechoso de haber golpeado con un caño en la cabeza al joven, y de provocarle un severo traumatismo de cráneo, ya tendría antecedentes policiales, y se encontraba ayer con pedido de demora. El jefe policial indicó que el sospechoso se habría fugado de la ciudad.
Según indicaron fuentes policiales, ayer se pusieron todos los recursos de la Comisaría Primera a disposición, en pos de dar con el sospechoso.

Secuestro y requisa.
Ayer a la tarde, cerca de las 13.30, efectivos policiales dirigidos por el subcomisario Rebichini, lograron el secuestro de un automóvil marca Chevrolet Classic de color gris, dominio MBC 149, que conforma la flota de una remisera de esta ciudad. El secuestro y el precintado del vehículo, se realizó mientras estaba estacionado frente a la base de la empresa, que está ubicada en la calle 13 entre 20 y 22, a la cual había llegado para cumplir con un turno de trabajo.
Sobre la tarde, cerca de las 19.10, personal de Comisaría Primera y de Criminalística, realizó la requisa del rodado que fuera secuestrado horas antes. La actividad fue seguida de cerca por Rebichini, quien convocó a dos testigos de civil que pasaban por el lugar, para que observaran las tareas que se llevaban a cabo.
En esta diligencia se secuestraron algunos elementos, tras entender que pueden importantes para esclarecer el hecho. El auto, tras ser requisado ayer a la tarde en el centro piquense, fue trasladado a la sede policial, donde quedó alojado.
En base a los elementos y testimonios recogidos en el lugar del hecho, y tras entrevistarse con allegados y familiares de Avila, la Policía logró elaborar una hipótesis de lo sucedido durante la madrugada del domingo. Con todos los elementos recogidos en la causa, se logró identificar al presunto agresor del joven.
Según informaron fuentes policiales, el chofer del vehículo llevó ayer a la tarde el auto a la remisera, para cumplir con el turno laboral, y momentos más tarde fue secuestrado por la policía. El hombre sospechado de haber golpeado de manera salvaje a Avila, es el propietario del rodado que fue requisado ayer a la tarde.
Ayer a la tarde el juez de control Marcelo Pagano autorizó a la policía a realizar la requisa del automóvil, para buscar elementos que pueden ser de utilidad para la causa, en la cual tomó intervención el fiscal de turno, Damián Campos.

Evolución favorable.
El hecho que se investiga ocurrió el domingo cerca de las 7, cuando fue hallado el joven Lucas Avila en estado de inconsciencia sobre la vereda de la calle 28 entre 17 y 19, entre pub Donato y el salón de fiestas “Puerto Aventura”, con muestras de haber sido golpeado de manera salvaje.
El joven agredido fue trasladado por una unidad del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), al Hospital Gobernador Centeno, para su atención. En un primer momento fue atendido en la Guardia, y luego se lo derivó al sector de cuidados intensivos, donde permanece internado en gravísimo estado con respiración asistida y con pronóstico reservado, aunque en las últimas horas experimentó una evolución favorable.
Avila presentaba un severo traumatismo de cráneo, que se lo habría provocado un fuerte golpe en la cabeza. La víctima de este hecho, quien es un trabajador de la firma Ferroexpreso Pampeano, habría sido atacado tras el horario de cierre del local nocturno Donato, y se presume que fue golpeado con un caño en la cabeza.