Incineran más de 13 mil kilos de carne

TREBOLARES: EL SECUESTRO FUE POR FALTA DE DOCUMENTACION Y PROBLEMAS DE ENFRIAMIENTO

Un camión fue interceptado después de la medianoche del viernes en el Puesto Caminero de Trebolares y quedó retenido por las irregularidades en la documentación de la carga. Las 82 medias reses provenían de un matadero de 9 de Julio y fueron destruidas en esta ciudad.
El camión con documentación alterada fue retenido pasada la medianoche del viernes y los 13 mil kilos de carne fueron destruidos en la mañana de ayer en esta ciudad. Funcionarios locales intentaron que la mercadería fuera donada para consumo local.
El jefe de la Comisaría Segunda, comisario Ricardo Padilla, dijo a LA ARENA que había una investigación en proceso desde la provincia de Buenos Aires porque desde un frigorífico de Pehuajó se llamó telefónicamente a la policía ante la sospecha de que iba a pasar por esta zona un camión con documentación incorrecta. En forma específica se advirtió que usaban un talonario perteneciente a su firma pero la carne procedía de un matadero sin habilitación de la localidad bonaerense de 9 de Julio.
El seguimiento del camión se confirmó desde la vecina provincia, porque el vehículo tomó por la ruta 70, y desde allí hasta el Puesto Caminero de Trebolares por la ruta provincial 4. “No es cotidiano que pasen los camiones de este tipo por ese puesto, pero esta vez lo hicieron porque tienen la ruta cortada e ingresan a La Pampa para poder desviarse hacia su destino que es San Juan”, explicó el comisario.
En ese punto fue retenido el camión después de la medianoche, al comprobarse las irregularidades con la documentación de la carga. Allí intervino el Senasa, la Comisaría Segunda y la División de Seguridad Rural de la URII.
Con el procedimiento se registraron 82 medias reses de bovino que fueron incautadas. Porque el matadero de 9 de Julio habría usado documentación del frigorífico de Pehuajó para poder sacar la carne de la provincia de Buenos Aires y venderla en el resto del país. El delito que se advierte es la adulteración de la documentación y por otra parte están las actuaciones del Senasa.
Padilla señaló que el conductor del camión no se resistió a la incautación y colaboró con la policía. El hombre permaneció durante la noche en la Comisaría Segunda pero no fue demorado ya que se entiende que es un empleado y no intervino directamente en el hecho.

Destrucción.
Juan Correa, referente del Senasa, indicó que iban a encargarse de procesar la carne porque no estaba apta para el consumo. “Lamentablemente será destruida, y se utilizan las instalaciones de la planta Nabadi porque no hay otro lugar donde poder cumplir con esa eliminación”, explicó. También se labró la infracción correspondiente para el supuesto propietario de la carne.
“Vamos a recalcar, esta es una cuestión sanitaria porque no sabemos la calidad y en qué situación está la carne. Es un riesgo muy grande enviar esto para el consumo”, señaló Correa.
Senasa requiere que los animales sean faenados en frigoríficos habilitados, y que esa entidad entregue los certificados correspondientes para avalar la calidad del producto. Correa señaló que es la primera vez que una situación así se detecta en esta ciudad.
El concejal Héctor Viola (PJ) indicó que se enteraron de lo ocurrido y por la gran cantidad de carne se consultó en Provincia para ver la posibilidad de que la carga no fuera incinerada. “Queríamos ver si se le podía dar otro destino. Pero en comunicación con diferentes ministerios provinciales y con la asesoría letrada del municipio nos informaron que esta carne es de tránsito federal y no se puede intervenir”, dijo.
Viola aseguró que si la carne estaba apta para consumo, ya que en el camión la refrigeración no habría sido la correcta según Senasa, se podría haber pensado en donarla para cubrir la necesidad de la población.