Incrementan los patrullajes cerca de colegios piquenses

En los últimos días se incrementaron los patrullajes cerca de los colegios de esta ciudad y se viene trabajando con las escuelas en materia de prevención, a partir de diferentes hechos ocurridos a estudiantes que habrían sido seguidas por desconocidos.
En la mañana de ayer una fuente judicial confirmó que hay una denuncia en investigación, dentro de la fiscalía temática de género, debido a una menor que fue abordada por un automovilista el pasado lunes y el hombre intentó subir a la adolescente al vehículo y en esa situación hubo tocamientos. El legajo quedó a cargo de la fiscal adjunta Ana Ballari.
La madre de la menor afectada, quien radicó la denuncia policial, aseguró al portal digital En boca de todos: “A mi hija la quisieron subir en un Suran a la salida del colegio, forcejeó y se escapó”.
El comisario general Javier Marotti, jefe de la URII, indicó que en “los últimos tiempos se ha dado esta nueva modalidad, en que se producen molestias a los jóvenes que concurren a los establecimientos educativos. Y se han hecho causas tanto si existe algún delito con intervención de la fiscalía de turno o si es una contravención se da lugar al Juzgado de Faltas a cargo de Maximiliano Boga Doyernard”.
O sea que en cada caso se recurre a la Justicia, porque las molestias en la vía pública o el seguimiento constituyen una falta y si se generan amenazas u otro tipo de abuso ya se tramita como un delito.
El jefe policial señaló que e la comunidad se le debe concientizar porque la mayor prevención es la que puede realizar la familia aconsejando a los menores que no hablen con extraños, que no se detengan cuando los llama un desconocido, y ante cualquier anormalidad que vean si son observados o seguidos por una persona que no conocen que acudan a un vecino, se resguarden en un comercio o den aviso a los docentes. Y siempre pueden llamar al 101.

Trabajo preventivo.
Marotti indicó que desde hace un tiempo se realiza un trabajo con los directivos de los colegios, con un intercambio de información en forma permanente y se les dio la recomendación de alertar a sus alumnos. Ahora se dio una circunstancia en el colegio de calle 107 y 24, pero antes hubo situaciones similares con colegios que están en jurisdicción de la Comisaría Tercera, y entonces ya hubo un trabajo de colaboración con las escuelas.
El problema se aborda desde la prevención, dijo Marotti, “y desde la parte investigativa para saber quién es esta persona”.
“Cuando ocurrieron los casos en jurisdicción de la Comisaría Tercera, se incrementaron los patrullajes cerca de los colegios tanto en el horario de ingreso como de egreso de alumnos”, dijo Marotti con respecto a la presencia de móviles policiales que brinden mayor seguridad a los estudiantes. Y agregó que lo fundamental es la prevención y la inmediatez en el comunicado a la autoridad policial.
Además, la colaboración de la población puede ser útil, porque si hay gente que advierte una situación que le parece sospechosa, por un automovilista que habla con los menores, debe convocar al 101.
El uniformado aconsejó, sin generar ansiedad, transmitir la información a modo de advertencia para el resguardo de los menores.

Compartir