¿Inminente solución a la crisis del biodiésel?

Tomás Lorda, vicepresidente de Energía Renovable SA (Enresa SA), afirmó que “esta semana es clave para la empresa ya que se define si hay modificaciones en el precio del biodiésel”. El empresario fue optimista y dijo a LA ARENA que desde Nación están reviendo la resolución que fijó el precio para el biocombustible, pero igualmente indicó que la firma ubicada en Catriló terminó su producción de agosto y están “parando la planta”. Del cambio del último precio fijado por el gobierno nacional, que fue un 17 por ciento más bajo que el anterior, depende de que vuelva a producir.
Lorda indicó que hubo presentaciones ante el gobierno nacional para que cambien el precio del biodiésel ya que hoy la “brecha negativa” en el precio está 1.000 pesos por debajo, aunque por el momento no pudieron obtener una audiencia.
“Hasta hace poco el precio para abastecer el mercado interno se fijaba a través de la Secretaría de Energía, en base a una fórmula que contemplaba los costos de la materia prima. En febrero se había firmado un acuerdo entre la Secretaría y todos los productores. Así fue hasta agosto cuando se fijó un precio que no contempló esa fórmula, sino que está establecido en base a otros criterios”, indicó el pampeano.
El empresario explicó que “con ese precio, nosotros no alcanzamos siquiera a cubrir los costos variables. El criterio que toma hoy la Secretaría de Energía no lo tenemos claro”.
“De todas maneras, en este momento estamos haciendo presentaciones ante distintos organismos del gobierno para reunirnos a fin de que se revierta esta política ya que hoy la brecha negativa esta en el orden de 1.000 pesos por tonelada. Si se hubiera contemplado la fórmula anterior, el precio hubiera sido de 5.450 pesos la tonelada de biodiésel, pero el que salió publicado es de 4.400 pesos” , explicó en una nota a Radio Colonia.
Lorda sostuvo también que “el mercado del biodiésel en la Argentina está básicamente distribuido en dos grandes mercados: de exportación y de abastecimiento a petroleras para hacer el corte de biocombustibles”.
“Las plantas Pymes como las nuestras, ubicadas en el interior, fundamentalmente fueron creadas para abastecer el mercado interno. Al estar ubicados en La Pampa, a 600 kilómetros de los puertos, no tenemos posibilidades de exportar, por el alto costo de los fletes. Con lo cual, la única alternativa que tenemos es abastecer al mercado interno”, dijo.
Aclaró que en su caso, “a diferencia de los exportadores, el cambio de retenciones no nos está afectando, pero sí este cambio en la forma de fijar los precios que publica la Secretaría de Energía mes a mes”.
Lorda, directivo de Enresa SA, una empresa que aún no cumple el primer año de vida, y que requirió una inversión de alrededor de seis millones de dólares, destacó que su “planta no es viable de otra manera que no sea abasteciendo el mercado interno”.
“El gobierno nacional ha llevado durante los últimos años, a través del Ministerio de Planificación, una política de fomento y apertura de plantas Pymes regionales en el interior para abastecer, justamente, al mercado local”, destacó.
De hecho hay una Ley de Biocombustibles que fomenta estas plantas, “pero con una política de fijación de precios con el criterio actual, todas estas empresas y varias más que están en construcción y próximas a abrir (no menos de seis), no serían viables y tendrían que cerrar”, advirtió. “Tenemos expectativas de que esto se va a rever”, confió.