Juzgan a un transportista por violencia de género

TRIBUNALES DE PICO: LA MUJER DECLARO EN EL INICIO DEL JUICIO

El juez de audiencia Carlos Pellegrino coordinó ayer a la mañana la primera jornada de un debate oral y público que se sigue en los tribunales piquenses, contra un hombre que está acusado de haber golpeado y proferido amenazas contra la mujer con la cual mantenía una relación de pareja, producto de la cual tuvieron dos hijos.
Los dos hechos que se investigan ocurrieron en una localidad del norte provincial, entre diciembre de 2013 y mayo de 2014. Se espera que declaren un total de 17 testigos, en el debate que culminará hoy al mediodía con la lectura de los alegatos finales. El imputado se negó a declarar, y a continuación testificó la damnificada, quien manifestó que temió por su vida luego que su ex pareja le diera golpes de puños y la amenazara con un palo.
La fiscala Ana Laura Ruffini relató en el inicio de la jornada que el primer hecho que se investiga ocurrió durante la madrugada del 25 de diciembre de 2013, cuando tras una discusión de pareja, el acusado, que se desempeña como transportista de cereales y de hacienda, agredió con golpes de puño a la denunciante en el domicilio en el que convivían, y que tras haberla lesionado, insultado y amenazado, se retiró del lugar.
Pocas horas después regresó a la vivienda y agredió con un palo a la madre de la víctima. Las lesiones sufridas por la mujer, fueron certificadas por profesionales del área de salud pública. Por este hecho, la funcionaria judicial calificó las conductas como lesiones leves y lesiones leves calificadas por el vínculo en concurso real.
El segundo hecho investigado, según narró la fiscala, ocurrió en mayo de 2014, en el momento en el cual la pareja ya se encontraba disuelta de hecho. El imputado le pidió a la mujer que fuera a buscar un dinero a su domicilio, y cuando llegó a la vivienda la obligó a entrar en contra de su voluntad, le profirió amenazas y le provocó lesiones leves. La fiscala sostuvo que correspondía acusar al hombre de los cargos de lesiones leves calificadas por el vínculo, amenazas simples y privación ilegítima de la libertad.
Luego que el imputado se negara a ofrecer su testimonio, prestó declaración la damnificada, quien se quebró en diferentes tramos del relato, al exponer los momentos más duros que le tocó afrontar junto a sus hijos, menores de edad quienes también fueron blanco de insultos.

Miedo a morir.
En referencia al primer hecho investigado, tras la celebración de la “Nochebuena” de 2013, la víctima manifestó que luego de una discusión, el acusado, quien había consumido una excesiva cantidad de bebidas alcohólicas durante todo el día, y que tomaba de manera habitual, comenzó a darle golpes de puño, la insultó a ella y a sus dos hijos y amenazó con golpearla con un palo que llevaba siempre en su camión.
La mujer narró que luego de dar aviso a la policía, fue llevada al hospital local, donde cotejaron las heridas sufridas, y que “tenía miedo de morirme”. A la mañana siguiente el agresor volvió al domicilio familiar con un palo, y la mujer dijo que él quería matarla, y que los vecinos lo empujaron para que se fuera.
La damnificada indicó que el segundo hecho se dio días previos al cumpleaños de su hija, cuando le pidió dinero al hombre para realizar algunas compras. La mujer dijo que en el momento en el que fue al domicilio de su ex esposo a retirar el dinero, el hombre la tomó de los pelos y la hizo ingresar por la fuerza a la casa, donde la tuvo durante más de media hora sin dejarla ir. La víctima declaró ante el juez que tuvo “mucho miedo”, puesto que fue golpeada e insultada, y señaló que luego que pasó el cumpleaños de su hija, radicó la denuncia en la dependencia policial local.
El debate culminará hoy, con la declaración de los últimos testigos que fueron citados en la causa. Luego la fiscala Ruffini y el defensor privado Norberto Paesani, presentarán los alegatos de clausura.