Le dictaron preventiva a presunto asaltante

La jueza de control Jimena Cardoso, durante una audiencia que se desarrolló el viernes a la noche en los tribunales piquenses, le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria a uno de los detenidos durante los múltiples allanamientos que dirigió la cúpula de la Unidad Regional II, en el marco de la investigación de los dos asaltos a mano a armada que damnificaron días atrás a dos comerciantes piquenses.
A poco de consumados dos hechos delictivos en los cuales los asaltantes actuaron con armas de fuego y a plena luz del día, la policía, en el marco de un importante procedimiento en el que actuó medio centenar de efectivos, logró la demora de siete sospechosos. Además secuestró marihuana, cocaína y una motocicleta. Aunque recuperó una importante suma del dinero que fuera robado en ambos hechos, no logró dar con las armas de fuego que habrían sido utilizadas.
El miércoles al mediodía dos personas armadas se bajaron de una motocicleta, ingresaron a un conocido comercio de iluminación, ubicado en la esquina de las calles 17 y 14, y ante la vista de los comerciantes y de ocasionales clientes, se llevaron 4.000 pesos y 300 dólares. Ese mismo día, horas más tarde, autores desconocidos asaltaron una distribuidora de fiambres y lácteos, ubicada en calle 12 entre 31 y 33, y sustrajeron una importante suma de dinero en efectivo.
Cuatro de los demorados en el marco de distintos allanamientos que se realizaron en tres barrios de esta ciudad, recuperaron la libertad al poder justificar que estaban en su lugar de trabajo al momento en que ocurrieron los asaltos. Además recuperó la libertad una mujer que sería la pareja del cabecilla de la banda, quien no habría tenido participación en los hechos investigados y tampoco tendría antecedentes.

90 días.
La jueza Cardoso le dictó la prisión preventiva por 90 días a uno de los detenidos, a quien se le imputa el cargo de robo agravado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no pudo ser determinada. La magistrada además dispuso que se sometiera al acusado a una rueda de reconocimiento de persona.
En la audiencia que se desarrolló el viernes, la fiscal Verónica Campo además pidió el traslado urgente al Ipesa de un adolescente de 17 años de edad, que fuera demorado en el marco de los allanamientos realizados días atrás. El joven tendría numerosas causas por portación de arma de fuego.