Marquesoni: “La historia se repite”

ABOGADO DE RAMOS DIJO QUE HAY SIMILITUDES

El abogado piquense Ezequiel Marquesoni, que representó a la familia del fallecido cazador Matías Ramos, dijo que con la muerte de Santiago Garialdi “parece que la historia se repite” y consideró que ojalá que ahora no quedé la misma sensación de impunidad que con el caso anterior.
El letrado señaló que al oír sobre la muerte de Garialdi, con un tiro en la cabeza a manos de un policía, no pudo más que “retrotraerse” a lo ocurrido hace siete años.
Marquesoni afirmó que el sentimiento de “impunidad” por Ramos todavía está presente. El caso ni siquiera pudo ser debatido en juicio oral y público, y el policía obtuvo el beneficio de un juicio abreviado. “Ojalá esto tenga un final diferente”, señaló el abogado.
Acerca de la opinión pública y la conmoción actual, explicó que en su experiencia la presión que pueda llegar a generar la sociedad debería mantenerse en el tiempo porque en causas que tienen una resolución lenta la atención de la población suele disolverse.

“Infracción no delito”.
Las similitudes entre ambos casos son evidentes, advirtió Marquesoni, un grupo de cazadores que ante la presencia policial reciben una supuesta advertencia y luego son el blanco de los disparos. Y afirmó que no hay justificación para el uso del arma de fuego porque si los hombres no tenían permiso de caza o de portar armas de fuego igualmente se trata de una infracción y no de un delito.
El abogado señaló que aún cuando no haya intención de matar, al disparar hay un dolo eventual porque quien realiza la acción sabe que existe esa posibilidad.
La diferencia, quizás principal que señaló el letrado, está en que en el caso de Ramos se encontraron disparos en el móvil policial que fueron un intento de alegar “defensa propia” por parte de los efectivos, pero fueron plantados y esa estrategia fue descartada por las pericias de Gendarmería Nacional.

Caso Ramos.
El juicio por la muerte del cazador Ramos se realizó en 2013, pero las apelaciones a la sentencia continuaron hasta marzo de este año. El piquense tenía 28 años cuando falleció el 6 de septiembre de 2009 durante una jornada de caza, en cercanías de Eduardo Castex, como consecuencia de un disparo efectuado por el policía Carlos Pérez que lo hirió en la cabeza.
El policía del caso Ramos recibió una condena de un año y medio de prisión en suspenso, confirmada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Fallo que se obtuvo luego de un juicio abreviado, con la condena por “homicidio culposo por imprudencia” y una inhabilitación en cuanto a su desempeño como policía para que no pueda participar en operativos en zona rural por el plazo de cinco años.

Compartir